Imagen promocional de Glovo
Imagen promocional de Glovo. GLOVO

La empresa de reparto a domicilio Glovo ha anunciado este martes que ha comenzado a trabajar con negocios que cuentan con su propia flota de repartidores y que no necesitan por tanto a los 'riders' (ciclistas) que distribuyen pedidos para la compañía.

En un comunicado, Glovo ha precisado que este modelo se ha ido puesto en marcha desde principios de año en más de cuarenta ciudades españolas.

Con este tipo de negocios -en su mayoría restaurantes- que cuentan con flota propia, la compañía se limita a "poner a disposición de los socios su tecnología a través de la plataforma" para que puedan recibir pedidos a través de su aplicación en Internet.

Información al cliente

Los responsables de Glovo -nacida en 2015 en Barcelona y que ya opera en una veintena de países- han apuntado que al hacer su pedido el cliente es informado de que éste le será entregado directamente por el restaurante y no por un repartidor de la firma, aunque puede contactar con su equipo de atención al cliente ante cualquier incidencia.

El modelo de relación laboral entre las plataformas digitales de reparto como Glovo y los llamados 'riders' es motivo de polémica en España desde hace meses, después de que Inspección de Trabajo abriera expediente en varias provincias a algunas de estas compañías por considerar que los tratan como "falsos autónomos", lo que ha derivado en la apertura de acciones judiciales.