Uno de cada cinco inmigrantes vive en menos de diez metros cuadrados

  • Es uno de los datos del Informe Anual 2008 de SOS Racismo.
  • En él también se analizan las muertes y las repatriaciones.
  • Se constata la discrimación que sigue existiendo contra los gitanos.
Inmigrantes esperando en fila en el puerto de Los Abrigos (Tenerife). SANTIAGO FERRERO / REUTERS
Inmigrantes esperando en fila en el puerto de Los Abrigos (Tenerife). SANTIAGO FERRERO / REUTERS
REUTERS
SOS Racismo ha presentado su Informe anual 2008 sobre
el racismo y la xenofobia que perviven en la sociedad y las instituciones españolas. El documento se centra fundamentalmente, pero no en exclusiva, en la situación de los inmigrantes y
los abusos de los que son víctimas.

Una de las cifras más llamativas es que el 20% de los inmigrantes, un porcentaje que se mantiene constante a lo largo de los años, dispone de menos de 10 metros cuadrados de vivienda. El informe, estructurado en diez bloques temáticos, ofrece otros datos de interés.

Retos ante el racismo

Europa, destino inalcanzable. En 2007 se certificó la muerte de 1.861 personas intentando alcanzar el continente (876 de camino a España), aunque SOS Racismo dice que la cifra es mucho mayor. Tratar de impedir la salida de los subsaharianos desde las cosas africanas supone una externalización de las fronteras.

España, puerta cerrada. La ONG denuncia también las violaciones de Derechos Humanos en muchas de las 55.938 repatriaciones de 2007. En los últimos cuatro años se ha expulsado a 370.000 personas, un 43% más que durante el Gobierno del PP. SOS Racismo advierte también sobre la mayor duración de la retención en los Centros de Internamiento.

Irregulares perpetuos. En 2007, según el estudio, había en España 500.000 irregulares sin ninguna posibilidad de legalizar su situación.

Menores desamparados. Según la ONG, en toda España se repiten las irregularidades en la tutela y protección que el Estado debería ofrecer a los menores no acompañados.

Ciudadanía incompleta. Se pide la igualación de derechos, como por ejemplo el de voto, en función de la residencia en vez de la nacionalidad.

Discriminación gitana. Es el ejemplo «más flagrante» y más «profundamente asimilado» de discriminación, sobre todo en la educación.

Derechos atropellados. Además de los abusos laborales, la población inmigrante se enfrenta a un sistema educativo que, según la ONG, no responde a esta nueva realidad. El acceso a una vivienda digna es casi una utopía: el 20% vive en menos de 10 metros cuadrados y el 47% vive como inquilino realquilado.

Xenofobia verbal y pública. Crece el racismo social y, con la ayuda de los medios, el discurso de tópicos negativos contra los inmigrantes. La extrema derecha, además, ha ganado presencia pública.

Abuso de autoridad. SOS Racismo denuncia abusos, que quedan impunes, por parte de los cuerpos de seguridad.

El reto de la vivienda

Según un estudio de SOS Racismo, el 80% de las inmobiliaras de Bilbao se niega sistemáticamente a alquilar pisos a extranjeros obedeciendo órdenes de los dueños. Aunque no hay datos exactos de otras ciudades, esta situación se repite en toda España.

Un estudio de la Universidad Politécnica de Cataluña constató hace apenas dos semanas el alquiler de balcones para dormir por 180 euros. El uso de una ‘cama caliente’, que utilizan varias personas por turnos, puede llegar a alcanzar un precio de hasta los 200 euros.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento