El hombre, de 42 años y nacionalidad británica, fue detenido el 12 de mayo de 2018 por la Policía Nacional. Según informó la Policía entonces, la droga fue encontrada en un domicilio que el detenido tenía alquilado en la zona de playa d'en Bossa.

Agentes de la Comisaría de Ibiza incautaron la droga unos días antes de su detención, pero no encontraron al sospechoso en un primer momento. El piso estaba alquilado para todo el verano, pero el arrestado, que presumiblemente se sintió perseguido por la Policía, no volvió a recoger sus pertenencias.

En el domicilio se incautaron 2,13 kilos de ketamina, de los que 1,4 eran de ketamina pura. Parte de las drogas estaban en envoltorios de plástico.

El escrito de acusación del fiscal cifra el valor de la droga en el mercado ilegal en 101.032 euros.