Imagen de viaje en coche
Los niños australianos viajaron cerca de 1000 kilómetros tras dejar una nota de despedida. Whatwolf/Freepik

Cuatro niños australianos (tres niños de catorce y trece años y una niña de diez) tuvieron estos días el, de momento, viaje de sus vidas. En una arranque de osadía o falta absoluta de cabeza el grupo cogió el Nissan Patrol familiar e inició un viaje por la costa australiana desde Rockhampton a Queensland, localidades del sureste del enorme país oceánico, informa la CNN.

Eso sí, a pesar de su corta edad, dejaron una nota de despedida y compartieron la responsabilidad de conducir el vehículo por las casi 600 millas (965 kilómetros) de viaje, a pesar de llegar apenas a los pedales del todoterreno.

La corta aventura del cuarteto terminó el pasado domingo cuando la Policía trianguló la señal del teléfono móvil de uno de ellos y recibieron informaciones sobre un vehículo robado que casaba con la descripción del Patrol familiar.

Según las autoridades, al ser detenidos y reconocidos, los niños se negaron a abrir las puertas del coche y un oficial tuvo que romper una de las ventanas.

"Es un viaje bastante largo. Largo para hacerlo una persona, pero supongo que un par de latas de Red Bull y eres capaz de hacer lo que sea", comentó el Inspector Darren Williams, en declaraciones recogidas por canales estatales australianos.