El Yacimiento de la Edad del Hierro de Marcuello recibe desde este lunes a un buen número de investigadores, que trabajarán en este proyecto en el que demás participan una docena de universitarios de toda España. Esta iniciativa, que está vinculado al Museo de Huesca y que cuenta con la colaboración del Ayuntamiento de Loarre, pretende conocer los hechos que acompañan la construcción, pervivencia y abandono del asentamiento.

El director del proyecto de investigación arqueológica, José Fabre, ha manifestado que "la octava campaña es una continuación de los trabajos que se iniciaron en el año 2012". Ha añadido que"cada año, por estas fechas, es cuando nos desplazamos del Museo de Huesca a recabar más información y documentación, en este caso, en forma de materiales arqueológicos", y "lo que tenemos como objetivo en el proyecto este año, por octava vez, es ahondar un poco más en elconocimiento de este asentamiento, que es una pequeña ciudad o un gran poblado de 2.500 años de antigüedad, de los que apenas teníamos constancia".

Durante las anteriores campañas se han recopilado vasijas y ornamentos de inspiración mediterránea. Además de los restos que en el asentamiento aparecen, su trazado urbanístico también resulta de gran importancia.

"A la luz de los materiales que hemos ido localizando durante estos años hemos visto la gran capacidad que tenían de tener contactos con zonas alejadas, hemos recabado materiales, vasijas y elementos de ornamento que proceden al menos en su inspiración de culturas del mediterráneo central". Los restos son trasladados al Museo de Huesca, para su estudio y exposición.

Por su parte, el alcalde de Loarre, Roberto Orós, ha resaltado que los hallazgos de este asentamiento son de gran interés científico. "Son hallazgos con gran interés científico para nuestro municipio y para la Comunidad de Aragón, que además ayudan a complementar la riqueza patrimonial de todo nuestro entorno".

Consulta aquí más noticias de Huesca.