Alexandra Pereira, más conocida en redes sociales como Lovely Pepa, se casó este sábado con Ghassan Fallaha en El Mentidero de la Villa, situado a las afueras de Madrid.

La ceremonia religiosa tuvo lugar al aire libre en la misma finca donde se hizo el banquete (se pusieron 150.000 microbombillas en la decoración de la boda) y la novia tuvo que recorrer un camino cubierto de pétalos blancos para llegar hasta el altar.

Alexandra llevaba un vestido diseñado por Santos Costura, con quien lleva colaborando desde hace 8 años, de estilo romántico con falda en tul y cuerpo con flores blancas tridimensionales que se bordaron a mano. El ramo que escogió era de peonías blancas.

El resto de los arreglos florales, realizados también por Naranjas de la China, recrearon una escena romántica con peonías (como las del ramo de la novia), hortensias, rosas, delphiniums, paniculata...

Ver esta publicación en Instagram

Ya no queda nada ⏳ más en IG stories @alexandrapereira @ghassvader #ag1001nights

Una publicación compartida de LOOKS INVITADA (@looksinvitada) el13 Jul, 2019 a las 10:29 PDT

"Mr. and Mrs Fallah", escribe la influencer junto a una imagen suya de la mano de su ya marido. El hashtag de esta boda fue #ag1001nights jugando con las iniciales de los novios y el cuento de Las mil y una noches que representa la puesta en escena que los novios habían soñado para su boda y sobre la que trabajó la wedding planner Priscila Llorens. Se tuvo en cuenta hasta el calor asfixiante que había por lo que se entregó a cada asistente durante la ceremonia una botella de agua y un abanico personalizado.

Ver esta publicación en Instagram

Mr. and Mrs. Fallaha #ag1001nights

Una publicación compartida de Alexandra Pereira (@alexandrapereira) el13 Jul, 2019 a las 2:15 PDT

Al enlace asisitieron muchos influencers, muchos de ellos vestidos por Ze García, entre los que se encontraban una embarazadísima Laura Escanes acompañada por su marido Risto Mejide, Paula Ordovás o Pelayo Díaz. La exmiss España Vania Millán y Crys Dyaz (entrenadora personal de Alexandra) tampoco quisieron perderse la boda de su amiga que regaló a las invitadas una pequeña joyita en forma de avión de la firma Rabat y unos detalles de Yves Saint Laurent. Las embarazadas se llevaron tambien un bodie de bebés en blanco con letras doradas que llevaba el mensaje impreso "yo también estuve en la boda".

La mayor parte de los invitados llegaron de fuera de España procedentes de lugares como China, Singapur, Suiza, Estados Unidos o Canadá, tal y como explicaron Alexandra y Ghassan. Y también fueron unos cuantos los que destacaron en sus stories lo enorme que era la tarta nupcial que crearon desde Cori's Sweet Temptations: "La más grande que he hecho", contaba la repostera.

Triunfaron los platos vintage en blanco y dorado, los bajo platos y platos de pan de cristal con filo dorado, las copas de vino y champagne transparentes y labradas, también con el filo dorado. La clave, según destaca la empresa Options, fue combinarlas "con las copas de agua en Ámbar y Ciruela". Un menaje elegante, romántico y sofisticado, fiel al estilo de los novios.

Ver esta publicación en Instagram

Mi look y todo sobre la boda de @alexandrapereira y @ghassvader hoy en el blog #Mypeeptoes.com 👰🏻🤵🏻💘 #ag1001nights

Una publicación compartida de Paula Ordovás (@paulaordovas) el15 Jul, 2019 a las 12:32 PDT

Ver esta publicación en Instagram

De boda bonita ❤️ #AG1001nights

Una publicación compartida de Laura Escanes (@lauraescanes) el13 Jul, 2019 a las 12:02 PDT

Tras el banquete en unas carpas tipo jaima, y como ya viene siendo habitual, la novia apareció con un segundo vestido más cómodo que le permitiese "bailar durante toda la noche". Tal y como explicó la influencer la idea que tenía en mente era "algo sensual y elegante al mismo tiempo". Inspiración años 20, la propuesta de Santos Costura consistió en una pieza más ceñida, con tirantes cruzados en la espalda y una falda con cola. La prenda estaba elaborada a base de capas de tul de algodón, tul de bambú y chantillí, bordados con perla, canutillos de cristal de roca y encaje.

Los novios no solo bailaron también sacaron unas pistolas de humo con las que sorprendieron a los asistentes.

Ver esta publicación en Instagram

Y esta fue su elección para su segundo vestido 👗 de @alexandrapereira , también de @santoscostura .

Una publicación compartida de Pétillante (@petillante1) el14 Jul, 2019 a las 10:36 PDT

La preboda se celebró en el hotel Santo Mauro de Madrid y Pereira también lució un diseño de Santos Costura. Consistió en un vestido mini con mangas de organza transparentes y volantes en los hombros. Remató el look con unos salones en fucsia.

Ver esta publicación en Instagram

Love of my life... Can’t wait to Marry you today 👰🏽❤️🤵🏽 #ag1001nights PC: @juanlurojano

Una publicación compartida de Alexandra Pereira (@alexandrapereira) el13 Jul, 2019 a las 4:07 PDT

La pedida de mano

El libanés, criado en Canadá donde reside la mayor parte de su familia, le pidió matrimonio a la española durante una escapada romántica a la isla del Caribe llamada Saint Barthélemy. Los dos publicaron en Instagram varias imágenes del momento que calificaban como "el más bonito de su vida".

Fallah y Pereira se conocieron en 2014 en un restaurante italiano de Barcelona gracias a unos amigos que tenían en común. Después de cantar en un karaoke y terminar en una discoteca, "la magia ocurrió", relata ella. Aunque por aquella época, el empresario vivía en Barcelona decidió trasladarse a Madrid para estar con la bloguera.

Respecto a Fallah es quien gestiona todos los negocios de la influencer desde hace dos años gracias a su experiencia en el sector y ha reestructurado todo. Precisamente, hace un año decidieron dar otro paso y lanzar Lovely Pepa Collection, la línea de moda de la bloguera que está presente en Estados Unidos. El libanés sigue manteniendo sus negocios personales, pero lo ha delegado todo en su equipo para centrarse de lleno en el proyecto de su futura mujer.

Lovely Pepa denunció a principios de 2018 en las redes sociales una experiencia de ciberbullying. Confesó que llevaba 8 años sufriendo acoso, principalmente, a través del foro que tenía la revista Vogue (la publicación lo cerró en su momento). Hubo quienes llegaron a desearle la muerte.