Maratón
Imagen de una maratón en Barcelona. GTRES

Una nueva revisión que se publica en el Canadian Medical Association Journal analiza la evidencia reciente para ayudar a los médicos a prevenir y manejar el riesgo de un paro cardíaco repentino en atletas en competiciones deportivas.

El paro cardíaco súbito es raro y, en los atletas jóvenes, suele ser el primer signo de enfermedad cardíaca, aunque un estudio ha encontrado que el 29 por ciento de los atletas tenían síntomas de enfermedad subyacente antes de un ataque. Es muy difícil predecir o prevenir, y los programas de detección son complejos y de beneficio incierto.

Los médicos habitualmente deben preguntar a los atletas si se sienten mareados, con dificultad para respirar o si experimentan dolores en el pecho durante o después del ejercicio, además de preguntar acerca de los antecedentes familiares para determinar si puede haber una condición hereditaria.

Las tasas de supervivencia después de un paro cardíaco repentino en atletas son bastante altas cuando se utilizan desfibriladores externos automáticos.

"Establecer los protocolos de reanimación efectivos y aumentar la disponibilidad de desfibriladores externos automáticos en entornos donde se practica deporte competitivo son las estrategias más efectivas para ayudar a reducir la incidencia de muerte súbita cardíaca entre los atletas", concluye el doctor Paul Dorian, cardiólogo de St. Michael's Hospital y la Universidad de Toronto, en Canadá.