Síntomas de la candidiasis vaginal: qué es, cómo detectarla y tratamiento

Mujer se cubre con una toalla.
Mujer se cubre con una toalla.
Dmitriy Raykin / GTRES

El calor, el sudor, la humedad, los baños frecuentes e incluso el cambio de hábitos alimenticios durante el verano contribuyen a que esta época del año sea la más propicia para contraer candidiasis vaginal, una infección por hongos que afecta a entre un 29 y un 49% de las mujeres en algún momento de su vida, según la Asociación Española de Patología Cervical y Colpocopia (EAPCC).

No se trata de una infección grave, pero sí muy molesta. Reconocer los síntomas y actuar rápido nos librará de ellos muy pronto.

¿Qué es la candidiasis vaginal?

La candidiasis vaginal es un tipo de vulvovaginitis —infección de la vulva y la vagina— que aparece cuando se produce un desequilibrio en la flora vaginal. Los agentes del género cándida están presentes en casi todas las mucosas del cuerpo, pero en ocasiones, su crecimiento se descontrola y causa un desequilibrio, dando lugar a inflamación y otros síntomas relacionados.

El hongo que produce la mayoría de las candidiasis —entre el 85 y el 95%— es el cándida albicans, seguido de otros menos frecuentes, como el glabrata y tropicalis.

¿Qué síntomas provoca?

La candidiasis vaginal puede producir diversos síntomas. Los más frecuentes, y por lo que se suele diagnosticar rápidamente la infección, según la EAPCC, son:

  • Picor, tanto la vulva como en la vagina, que puede ser de intensidad variable, desde moderado hasta tan intenso que imposibilite el descanso o interfiera en la vida diaria.
  • Quemazón y dolor al orinar o durante las relaciones sexuales.
  • Enrojecimiento e inflamación de la piel de la zona de la vulva. Puede estar producida por la infección en sí o por rascarse en exceso.
  • Menos frecuente es la leucorrea, o exceso de flujo vaginal, blanquecino y espeso. No aparece en todos los casos, e incluso algunas mujeres presentan el síntoma contrario, sequedad vaginal.

¿Cómo se trata la candidiasis vaginal?

En la farmacia hay muchos productos de venta libre para tratar la candidiasis vaginal, como el miconazol o el clotrimazol, pero lo más aconsejable es acudir al médico para que realice un diagnóstico y nos recete la fórmula más adecuada. Aunque es poco frecuente, la infección podría estar causada por otro tipo de hongo y el tratamiento de venta libre podría no ser efectivo.

En general, se suelen administrar tratamientos tópicos de varios días, pero también existen otros a base de píldora intravaginales y tratamientos orales, todos ellos muy efectivos cuando la causa de la infección es cándida albicans. En caso de candidiasis recurrentes o provocadas por otro hongo, el tratamiento recomendado es distinto.

El tratamiento puede complementarse con probióticos que ayuden a equilibrar la flora vaginal y eviten recaídas, pero todavía no está completamente probada su eficacia. Una vez contraemos una candidiasis, tenemos un 9% de probabilidades de padecerla si estamos en la veintena, y un 25% si tenemos 50 años o más.

Factores de riesgo de la candidiasis

Todas las mujeres pueden padecer candidiasis en cualquier momento de su vida, pero hay situaciones o factores que aumentan nuestra predisposición a padecerla. Estas son:

  • El embarazo, debido al alto nivel de estrógenos y progesterona, que cambia el PH de la vagina. Las probabilidades de contraerla aumentan con el tiempo de gestación.
  • La menopausia, en este caso, por el descenso de las hormonas, que también puede provocar un desequilibrio.
  • Toma de anticonceptivos en dosis altas, una vez más, por los cambios hormonales de provocan.
  • El uso de antibióticos, sobre todo los de amplio espectro y los tratamientos largos.
  • Alteraciones metabólicas, como la diabetes. El exceso de glucosa en sangre predispone a padecer infecciones.
  • Los sistemas inmunológicos debilitados, especialmente en caso de VIH.
  • Los primeros años de actividad sexual también se asocian a una mayor incidencia de la candidiasis vaginal.
  • Lavarse en exceso la zona genital, sobre todo con productos no adecuados.

¿Se puede prevenir la candidiasis?

Aunque nada te garantiza que no vayas a sufrir una candidiasis vaginal este verano, puedes poner de tu parte para que las probabilidades de padecerla sean menos.

  • Lleva un estilo de vida saludable para mantener fuerte su sistema inmune y no te pases con la ingesta de azúcares.
  • Cámbiate de ropa de baño cada vez que salgas de la piscina o la playa -o después de hacer deporte- para evitar que la zona permanezca húmeda mucho tiempo.
  • No utilices ropa apretada y evita el uso de salvaslips a diario. La ropa interior, mejor de algodón que traspire bien.
  • Lávate la zona genital una vez al día y evitando geles agresivos o muy perfumados. Opta por jabones íntimos específicos para la zona.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento