Audiencia Provincial de Almería
Audiencia Provincial de Almería EUROPA PRESS - Archivo

En concreto, durante las conclusiones del juicio celebrado en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Almería y que ha quedado visto para sentencia, el Ministerio Público ha solicitado que se tenga en cuenta la agravante de superioridad a la hora de dictar el fallo. Por su parte, la defensa ha mantenido su petición de libre absolución para su patrocinado.

La Fiscalía, que solicita un total de nueve años de prisión por estos hechos, estima así que procede imponer al menos la mitad superior de la pena solicitada, puesto que el presunto responsable se habría valido de una relación de superioridad con la víctima, de la que conocía "su minoría de edad" en el momento de los hechos.

En esta línea, el acusado, quien al ejercer el derecho a su última palabra se ha declarado "inocente", ha destacado que tuvo "intención de hablar con asuntos sociales" ante el estado en que se encontraba la menor, pero que ella "se echó a llorar". "Sentía un gran afecto", ha afirmado antes de la finalización del juicio.

La Fiscalía ha sostenido, frente a la tesis de la defensa, que el acusado conocía la edad de la niña cuando le ofreció realizar labores domésticas en su casa "porque la menor lo refirió" en varias ocasiones, toda vez que la vinculación entre ambos "excedía de la buena voluntad" con la que el acusado ha escudado su actuación.

RELACIÓN QUE "EXCEDE EL BUENSAMARITANISMO"

"La relación excede el buensamaritanismo", según ha incidido la fiscal, quien ha destacado los mensajes de Whatsapp que se remitieron mutuamente en los que él le envió fotos de su "torso desnudo" y otros en los que le aseguraba "estoy pensando en ti" o "no le digas nada de esto a nadie". A ello, según ha abundado, se une el "abuso" ante la situación económica de la menor, que estaba al cargo de su hermano pequeño, para que ella "volviera a la casa", dado que no tenía "medios para subsistir".

La acusación pública ha recalcado el relato de la menor durante la vista oral para acreditar que el acusado le realizó "proposiciones deshonestas" e incluso "le tocó el pecho" y "le apretó fuertemente su zona genital por debajo de la ropa", lo que ha respaldado a partir del informe de la fundación 'Márgenes y vínculos' que tras la exploración de la menor tildaron de "creíble" la versión ofrecida sobre lo ocurrido y detectaron una sintomatología "latente" en la niña compatible con los abusos.

La defensa, por su parte, ha apuntado diferencias en la versión del relato ofrecido por la niña en sede policial, en fase de instrucción y ante la sala, donde según han apreciado, habría "negado el uso de la fuerza" por parte de la acusado, quien en uno de los episodio de presuntos abusos solo "le tocó solo la pierna" y la "sujetó de la mano y la sentó a su lado en el sofá".

Asimismo, ha llamado la atención sobre la falta de recuerdos de la menor para precisar distintas situaciones o circunstancias, como que el acusado le enseñara a conducir un quad "a cambio de un beso" o que el procesado aprovechara esta circunstancia para "acercar sus genitales a su espalda" cuando ambos estaban en el vehículo.

Para la defensa, la víctima relata "cuestiones ambiguas y contradictorias", toda vez que, según interpreta, el informe forense de las psicólogas que la examinaron "no es concluyente" porque "no presenta secuelas ni tratamiento" ni tampoco "acredita que se haya producido un daño moral susceptible de reparación".

INVESTIGACIÓN POR PROSTITUCIÓN

La niña, quien fue encontrada por agentes de la Policía Nacional en situación de desamparo y precariedad en el Paseo Marítimo de la capital en febrero de 2017 en una actuación en la que detuvo a su madre acusada de prostituirla.

Pese a que el Juzgado de Instrucción 5 de Almería procesó en escrito de conclusión de sumario a la progenitora como autora de presunto delito de abandono de menores, el Ministerio Público no formula acusación contra ella "por no habérsele podido recibir declaración indagatoria".

La Fiscalía ya sostuvo, en contra de lo afirmado por la Policía Nacional, que la menor rescatada "nunca tuvo relaciones sexuales por precio" ni por otro tipo de compensación y señaló que acudía a la casa del procesado a ejercer labores de "servicio doméstico" con el fin de obtener dinero para adquirir alimentos para su familia así como alcohol y tabaco para su madre.

La menor y su hermano pequeño de nueve años "deambulaba frecuentemente" por el Paseo Marítimo cuando el acusado le propuso "ayudarle en las tareas domésticas a cambio de dinero y comida" para, de este modo, "remediar su situación de desamparo y de precariedad", según la investigación preliminar.

La fiscal señala que, desde diciembre de 2016 hasta el 19 de enero de 2017 en el que la Policía Nacional procedió a su detención, J.M.S.P. le hizo presuntamente de "manera habitual proposiciones deshonestas con intención de satisfacer sus deseos libidinosos" y también la sometió a "tocamientos, frotamientos y besos".

Consulta aquí más noticias de Almería.