Dominguín y Lucía Bosé
Luis Miguel Dominguín y Lucía Bosé el día de su boda (KORPA). KORPA

El catedrático en Literatura y experto en tauromaquia Andrés Amorós acaba de publicar Luis Miguel Dominguín. El número 1, una obra que hace un extenso repaso a la vida de torero famoso más allá de sus faenas, perteneciente a una gran saga familiar y, como dice el autor, "un triunfador indiscutible: guapo, brillante", amigo de personalidades como Orson Welles, Salvador Dalí, Pablo Picasso, Jean Cocteau o Hemingway, y amado por las mujeres más hermosas.

Su nombre se unió a las de mujeres inalcanzables: Ava Gadner, Lauren Bacall, Anabella, Deborah Kerr o Romy Schneider.

Lucía Bosé

En diciembre del mismo año (1954) en que el torero rompía su tormentosa relación con Ava Gardner, la actriz y Miss Italia Lucía Bosé volaba a Madrid para rodar la película Muerte de un ciclista.

En el aeropuerto le espera el productor, Manuel Goyanes, y Luis Miguel, que le presenta a la actriz italiana.

Al principio, ella pensó que era un simple fanfarrón prepotente, pero al final él termina conquistándola haciendo que le escayolaran el pie para inspirarle interés. No tardan en superar la barrera idiomática que les separa y el hecho de que ella lo ignora todo sobre los toros. Aún no se habían besado, pero él la pidió que se casaran.

Nunca dejó de sorprenderme la incalculable fuerza de su incontinencia sexual"

Y lo hicieron en Las Vegas, el 1 de marzo de 1955. Ocho días más tarde aparece muerta en su casa de México la actriz Miroslava, una amante que él había mantenido a distancia. No pudo soportar la noticia de su matrimonio.

Según confiesa Lucía, su primer año de casada no fue demasiado idílico: "Fue una experiencia muy dura. Yo no hablaba español y no me enteraba de nada; él no hablaba italiano. Yo creo que así nació esa pasión, porque no nos entendíamos. Cuando empezamos a comprender quién era él y quién era yo, empezó la crisis".

Pero el torero sabía bien cómo compensarla: "Nunca dejó de sorprenderme la incalculable fuerza de su incontinencia sexual", afirma la actriz.

Al poco de casarse ella está embarazada y se ven obligados a casarse por la iglesia para acallar los escándalos. La ceremonia se celebra el 19 de octubre de 1955.

Luis Miguel Dominguín y Lucía Bosé, con su hijo Miguel.Luis Miguel vuelve a los ruedos a Latinoamérica y su primer hijo, el pequeño Miguel, nacerá en Panamá el 3 de abril de 1956. Su bautizo se celebró el 12 de julio, y por deseo de su madre, su padrino fue Luchino Visconti.

Su segundo retoño, Lucía, nace en 1957. Paola, apadrinada por Picasso, nace en 1960.

El matrimonio de Lucía y Luis Miguel se mantiene durante años pero sus diferencias van acentuándose con el tiempo, especialmente el escaso interés de ella por los toros. Ella nunca llegó a entrar en el clan "Dominguín", y los Dominguín nunca la quisieron.

Por otro lado, las infidelidades del torero también hicieron mella. "Yo, en cuestión de cuernos, medalla de oro", llegó a afirmar Lucía.