Pasajeros en un aeropuerto
Imagen de archivo de pasajeros haciendo cola ante un mostrador de facturación en un aeropuerto. EFE

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) ha sentenciado que una aerolínea europea está obligada a compensar a sus pasajeros que hayan sufrido un gran retraso en el segundo vuelo de un viaje con escala, incluso si éste despega fuera de la UE y lo opera una aerolínea no europea. La sentencia es por la denuncia de unos pasajeros afectados por el retraso de un vuelo en una de las escalas, tras haber realizado una reserva única con la compañía checa Ceské, que se negó a indemnizar a los viajeros.

El primer vuelo con conexión directa, operado por Ceské Aerolinie y que unía Praga con Abu Dabi, se completó con arreglo al plan de vuelo y llegó puntual a Abu Dabi. Por el contrario, el segundo vuelo, operado por el transportista aéreo no comunitario Etihad Airways en el marco de un acuerdo de código compartido, y que enlazaba Abu Dabi y Bangkok, sufrió un retraso a su llegada de 488 minutos.

Ese retraso de una duración superior a tres horas puede dar lugar a una compensación de los pasajeros con arreglo al Reglamento sobre los derechos de los pasajeros aéreos europeo.

Los pasajeros demandaron a Ceské aerolinie ante la justicia checa con el fin de que se les concediera la compensación prevista por el Reglamento. No obstante, Ceské sostuvo que los recursos carecían de fundamento debido a que no puede ser considerada responsable del retraso del vuelo que enlazaba Abu Dabi y Bangkok, al haber sido éste operado por otro transportista aéreo.

Al conocer del asunto en fase de apelación, el Tribunal Municipal de Praga consultó con el TUE si Ceské aerolinie está obligada a pagar una compensación con arreglo al Reglamento.

La reserva única implica compensación por retraso

Mediante su sentencia, el Tribunal de Justicia recuerda, para empezar, que un vuelo con una o más conexiones directas que ha sido objeto de una reserva única constituye una unidad a efectos del derecho a compensación de los pasajeros previsto por el Reglamento.

De ese modo, un viaje con conexión directa cuyo primer vuelo ha sido efectuado con salida de un aeropuerto situado en el territorio de un Estado miembro (en este caso Praga) está comprendido en el ámbito de aplicación del Reglamento aunque el segundo vuelo haya sido efectuado por un transportista no comunitario con salida de un Estado tercero respecto de la Unión Europea y destino a otro Estado tercero.

Ceské aerolinie está, en principio, obligada a pagar la compensación prevista por el Reglamento debido al gran retraso sufrido por el vuelo con conexión directa con destino a Bangkok, y ello a pesar de que el gran retraso se haya producido en el vuelo que enlazaba Abu Dabi y Bangkok y sea imputable a Etihad Airways.

En el marco de un vuelo con una o más conexiones directas que dan lugar a una reserva única, un transportista aéreo encargado de efectuar un vuelo que ha llevado a cabo el primer vuelo no puede escudarse en la mala ejecución de un vuelo posterior operado por otro transportista aéreo.

Por último, el Tribunal de Justicia recuerda que el Reglamento reserva al transportista aéreo encargado de efectuar un vuelo que ha debido abonar una compensación en favor de los pasajeros debido al gran retraso de un vuelo con conexión directa que da lugar a una reserva única, operado en parte por otro transportista en el marco de un acuerdo de código compartido, el derecho a dirigirse contra éste con el fin de obtener la reparación de esa carga económica.