El verano agrava la falta de pediatras en los centros de salud de la Comunidad

Marta Durán con su bebé de cinco meses frente al centro de salud Virgen de Begoña.
Marta Durán con su bebé de cinco meses frente al centro de salud Virgen de Begoña.
Elena Buenavista

Si su hijo o su hija de corta edad necesita acudir al pediatra durante este verano puede que se encuentre con que no hay ningún especialista para atenderle ese día. Durante los meses de julio, agosto y septiembre, más del 50% de los centros de salud y consultorios de la Comunidad de Madrid tendrán problemas para ofrecer asistencia pediátrica debido a las dificultades que existen en la actualidad para suplir a los profesionales, según denuncia Comisiones Obreras tras estudiar el Informe de Incidencias Asistenciales en Periodo Estival 2019 elaborado la Consejería de Sanidad. La región cuenta en la actualidad con 266 centros de salud y 163 consultorios.

"La situación que atraviesa la especialidad de pediatría en la Atención Primaria es extremadamente preocupante durante todo el año. Pero esta situación anómala se agrava en el periodo estival, principalmente como consecuencia del déficit de plantilla estructural", afirma Marisa Fernández, responsable de Atención Primaria de CC OO Madrid. Fernández explica que este problema "es mayor en las localidades de la sierra que en las zonas urbanas porque la población se multiplica con la llegada de las vacaciones".

Entre los centros de salud donde se esperan complicaciones por la ausencia de pediatra en algún turno o varios días o incluso semanas se encuentran, entre otros, el Infanta Mercedes, Villamil, Bustarviejo, Virgen de Begona, San Fermín, Almendrales, Londres (Madrid), Marqués de Valdavia (Alcobendas), La Princesa (Móstolés), Sector Embarcaciones (Tres Cantos), Jaime Vera (Coslada), Manzanares el Real, Soto del Real, San Martín de Valdeiglesias, Parque Europa (Pinto), Las Ciudades o Perales del Río (Getafe).

El documento de Sanidad contempla que en los casos en los que no haya una carencia de efectivos se subsanará con "el pediatra que esté en el turno contrario", el cual valoralará la posiblidad de establecer un turno bisagra (por ejemplo de 11.00 a 18.00 horas) para ofertar atención en el turno de mañana y tarde.

Otra posibilidad que ofrece Sanidad es que la atención en primera instancia la realice un médico de familia, una circunstancia que es habitual en cualquier época del año en los casos de ausencia del especialista. "En el horario en el que no haya pediatra, los médicos de familia atenderán a los niños y derivarán al pediatra del centro de salud si puede esperar, al pediatra de otro centro de salud cercano en caso de que sea necesaria la valoración inmediata o al hospital según las características de cada caso", indica el documento, que también da la solución de concentrar la atención pediátrica en un centro de salud para las zonas en las que por circunstancias haya una ausencia prolongada de profesionales.

Fuentes de la Consejería de Sanidad consultadas por este diario recalcan que, pese a las ausencia de pediatras debido a las vacaciones y la dificultad para cubrir estas plazas, "la asistencia a los pacientes está garantizada" y que para cualquier incidencia que exista "se toman las medidas necesarias y se comunica a los usuarios". Sanidad añade que estos "problemas puntuales" se producen "en un contexto generalizado de déficit de profesionales médicos tanto en Madrid como en el resto de las regiones españolas".

La falta de pediatras es una anomalía a nivel nacional que en la Comunidad de Madrid ha provocado un déficit muy grave en los últimos años. Según datos del sindicato obrero, el número de pediatras en Atención Primaria en la región rondaría los 940, una cifra que supone menos de la mitad de lo que se estima que debería haber en la actualidad: unos 2.000.

Una de las causas para este déficit traslada directamente la responsabilidad al Gobierno de la nación. "Los recortes de los últimos años en las plazas del MIR (Médico Interno Residente) —la prueba exigida a los médicos para acceder a una plaza de especialista— son clave para entender esta carencia de recurso", señala Marisa Fernández.

Los pediatras madrileños, no obstante, consideran que el factor principal que explica esta falta de efectivos en la especialidad para la Atención Primaria es la dificultad que existe para conciliar la vida familiar y profesional con turnos que acaban a las 21.00 horas.

«Es muy difícil en la actualidad atraer a los profesionales con las actuales condiciones horarias. Nadie quiere estar en el turno tarde (de 14.00 a 21.00 horas) porque no se puede conciliar. Muchos médicos se reducen la jornada para salir antes», asegura Guillermo Martín, presidente de la Asociación Madrileña de Pediatría de Atención primaria, (AMPap). La consecuencia de esto es una mayor presión asistencial para el resto de compañeros: «Las consultas en muchos sitios están masificadas. Cada día atiendes a entre 40 o 50 pacientes (lo que marca la ley de presupuestos de la Comundad son unos 20) más lo que vienen sin cita por urgencias», dice Martín.

Este problema de colapso en los centros de salud ha sido llevada por los pediatras madrileños ante el Defensor del Pueblo. Para intentar mejorar la conciliación, Sanidad puso en marcha este año un programa piloto en 14 centros de salud con un horario de consulta hasta las 18.30 horas y en la actualidad se mantiene. "Donde funciona este sistema los profesionales están más contentos", confirma el presidente de los pediatras madrileños. Marín concluye lanzando un aviso : "Todos saben que el 40% de los pediatras se jubila en los próximos diez años y que no hay recambios".

Ruth Cordero con su hija de 22 meses frente al centro de salud de Virgen de Begoña. 
Ruth Cordero con su hija de 22 meses frente al centro de salud de Virgen de Begoña.

Ruth Cordero: "Hay días que mi hija no se puede poner enferma por la tarde"

"Mi hija tiene ahora 22 meses. Cuando tenía solo ocho tuvo una pequeña infección y la tuve que llevar al centro de salud. Pero me encontré con que no había pediatra ese día concreto y tuve que ir a otro centro de salud, donde al final me derivaron al hospital. En mi centro de salud hay días que mi hija no se puede poner enferma por la tarde porque solo hay pediatra por la mañana".

Marta Durán: "Lo peor es que te deriven a un hospital porque te tiras allí varias horas"

"Estoy contenta con la atención que recibe mi bebé de cinco meses y tampoco he sufrido grandes retrasos. Solo en una ocasión no estaba el pediatra y me atendió el médico de familia, pero no hubo ningún problema. Me parece mal que este verano haya centros de salud con falta de pediatras. Lo peor es que te deriven a las urgencias de un hospital porque entonces te tiras allí esperando varias horas".

María José Morán: "Hubo una temporada que nos quedamos sin pediatra"

"Hubo una temporada que nos quedamos sin pediatra en el centro de salud y tenías que llevar a los niños a las urgencias del hospital. A mí no me gustaba porque creo que ese servicio no está para utilizarlo por un simple catarro porque entonces contribuyes a colapsarlo, además de que estás allí tres horas. Es verdad que te ofrecen la atención por parte de un médico de familia pero es mejor que lo haga un siempre un especialista".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento