Pablo Iglesias
El líder de Podemos, Pablo Iglesias, durante la inauguración uno de los cursos de verano de El Escorial. EFE/ J.J.Guillén

Podemos no se ha movido de su posición de entrar en el nuevo Gobierno con una fórmula de coalición con el PSOE y está convencido de que finalmente será Pedro Sánchez quien tenga que ceder y formar un tándem con Podemos. En una entrevista en 'Los desayunos de TVE', el líder del partido morado se ha mostrado crítico con los socialistas, a los que ha acusado de poner excusas para dejar fuera del Consejo de Ministros a su formación. "No aceptamos vetos. Queremos gente de peso en el Gobierno".

En este sentido, ha señalado que en las negociaciones se ha adaptado a las complicaciones que percibía en actual presidente en funciones para ir de la mano en el próximo Ejecutivo. Asegura que ni su posición sobre Cataluña sería un problema porque respetarán "el liderazgo del PSOE", ni tampoco lo serán sus diferencias programáticas: "Nuestro programa es la Constitución, que haya unas pensiones dignas", ha espetado. Por este motivo, cree que "al PSOE se le están acabando las excusas".

No obstante, no cree que finalmente este bloqueo dé lugar a una repetición electoral, algo que ha considerado sería una "irresponsabilidad" por parte de Pedro Sánchez si finalmente llega el caso "por querer tener todos los sillones para él y por establecer una serie de vetos con su socio".

La última oferta del PSOE para convencer al partido morado para que vote a favor de su investidura es incorporar a miembros del partido en el próximo Ejecutivo, pero excluyendo al núcleo duro y cuyo perfil sea más técnico. "¿Y eso qué significa?", se ha preguntado Iglesias, que ha descartado esta posibilidad: "Técnicos tiene que haber muchos, pero en el Consejo de Ministros tienen que estar los representantes que se han presentado a las elecciones. La democracia no es que gobiernen tecnócratas. No podemos faltar al respeto a nuestros votantes".

Además, considera que en la negociación hay que tratar las políticas y los nombres de forma conjunta y no dejar los cargos para lo último como propone Sánchez: "En una casa, no se ponen primero los ladrillos y luego el cemento, se ponen a la vez", ha comparado. En este sentido, ha negado que pidiera en una de las reuniones la Vicepresidencia del Gobierno.

En su intervención, ha recriminado al presidente en funciones que, tras ser propuesto por el Rey para ser investido, las primeras reuniones que llevó a cabo fueron con los líderes del PP y Ciudadanos. "No se puso a negociar un programa con nosotros desde el principio", ha lamentado. En cualquier caso, se ha mostrado dispuesto a seguir trabajando en un gobierno de coalición, aunque no comparte algunas intenciones de su socio: "Pedro Sánchez dijo ayer: mi primera medida será reformar la Constitución. Ese no es el principal problema de España".