La portavoz del Gobierno, Isabel Celáa.
La portavoz del Gobierno, Isabel Celáa. EFE

A poco más de una semana de que empiece la sesión de investidura en la que Pedro Sánchez espera ser reelegido con el acuerdo de Unidas Podemos, el presidente en funciones tiene abiertos "todos los escenarios" para llegar a un pacto con Pablo Iglesias y de momento no "despeja" la duda de si será un gobierno monocolor o de coalición. Pero una cosa sí está clara, que será él quien elegirá a los miembros de su próximo Ejecutivo, según ha advertido la portavoz del Ejecutivo, Isabel Celáa, que este viernes ha instado a Iglesias a abandonar su "desconfianza" y ha dicho que Sánchez volverá a llamarle "para decirle que estamos esperando su respuesta".

Celáa ha dejado claro que la última palabra en el nombramiento de sus ministros será suya, lo que supone un choque frontal contra los "vetos" y las "líneas rojas" que denuncia Iglesias y que exige que no existan por parte de Sánchez para formar un gobierno de coalición, la opción que defiende el líder de Podemos, frente al gobierno de cooperación que sigue siendo la primera opción, aunque ya no la única, para Sánchez.

"Quien tiene la facultad de configurar su propuestas de Gobierno es el presidente del Gobierno", ha afirmado Celáa, que en alusión a Sánchez ha añadido que "él de determinará qué personas son de su confianza para llevar según qué tareas". "No le voy a despejar quiénes van a entrar finalmente en el Consejo de Ministros, corresponde al presidente", ha dicho en la rueda de prensa posterior a la reunión semanal del Ejecutivo.

Celáa se ha referido al término del Consejo de Ministros al estado de las negociaciones entre Sánchez e Iglesias, que ayer hablaron por teléfono sin conseguir ningún acercamiento pero que, horas después, registraron un movimiento al confirmar Moncloa que el presidente estaría dispuesto a incorporar en su Gobierno  miembros de Unidos Podemos con un perfil independiente, de carácter más técnico, y de entre quienes estarían excluidos los miembros de la cúpula y primeros espadas, Iglesias e Irene Montero, así como el exsecretario general Pablo Echenique.

El rechazo por parte de Podemos a esta posibilidad no se hizo esperar y calificó de "absurdo" que "al frente de los ministerios no puedan estar las pesonas que han sido elegidas por la gente en unas elecciones". Se confirmaba así la postura en contra de que Sánchez cierre el paso a los ministerios a sus caras más visibles que defienden en Podemos, donde persiguen una coalición de Gobierno en la que cada uno de los socios tenga libertad para nombrar a las personas que dirigirán los ministerios que les hayan sido designados. Justo lo que Celáa ha rechazado este viernes al advertir que a quien "corresponde" esta función es exclusivamente al Gobierno.

Consulta a las bases de Podemos

Entretanto, Podemos ha abierto este viernes una consulta a sus bases para preguntales cómo deben votar sus diputados en la sesión de investidura y les da dos opciones para responder. La primera, dice que deben hacer presidente a Sánchez mediante "un acuerdo integral de Gobierno de coalición (programático y de equipos), sin vetos, donde las fuerzas de la coalición tengan una representación razonablemente proporcional a sus votos". La segunda opción que pueden elegir el más de medio millón de inscritos de Podemos es que "basta con la propuesta del PSOE: un Gobierno diseñado únicamente por el PSOE, colaboración en niveles administrativos subordinados al Gobierno y acuerdo programático".

La primera opción concuerda punto por punto con la postura que defiende Iglesias en su negociación con Sánchez y este viernes ha incidido en ello la portavoz del partido morado, Noelia Vera. A este respecto, Celáa ha señalado que tras la lectura de las opciones de la consulta, "más o menos podemos prever por dónde irá la respuesta", sugiriendo que las bases de Podemos se alinearán con la postura que defiende la dirección, tal y como ha sido en todas las consultas hasta ahora.

Si esto termina siendo así, no obstante, Sánchez no se sentirá obligado a negociar una coalición con Iglesias, "no tiene por qué dinamitar nada". Celáa ha considerado que Podemos tiene "libertad absoluta" para consultar a sus bases pero ha señalado también que "el PSOE no obedece a los mandatos de los inscritos de Unidas Podemos", de manera que elijan lo que elija, el "líder de Unidas Podemos tendrá que modular lo que ha obtenido con las respuesta en su partido".

Todos los escenaris posibles

Celáa se ha unido al llamamiento que ha hecho este viernes la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, para que Iglesias continúe negociando con Sánchez sobre "todos los escenarios posibles" después de que Sánchez decidiera volver "a la casilla de salida" para negociar con Iglesias un acuerdo que hoy no ha querido asegurar que será monocolo y en el que ayer Moncloa introdujo la posibilidad de que haya miembros de Unidas Podemos, pero no los que Unidas Podemos quiera.

La postura del presidente sí se mantiene inamovible por lo que respecta al órden de los acuerdos que se tienen que alcanzar, primero un acuerdo programático para después entrar a hablar de nombres de ministros. "No se ha visto nunca en una nevociación que se tenga que empzar por las sillas que se tienen que ocupar en el Consejo de Ministros", ha dicho Celáa, que ha pedido "abatir la desconfianza" entre las dos partes al mismo tiempo que se la ha reprochodo a Iglesias por no haber nombrado todavía un equipo para negociar un acuerdo de contenido.

"Empecemos por el proyecto, sin descontar luego nada finalmente. No excluye que como ha dicho Pedro Sánchez optemos por un modelo de cooperación basado en argumentos", ha dicho su portavoz en el Ejecutivo.

La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, ha asegurado que el PSOE estudia "todos los escenarios" para que la investidura de Pedro Sánchez se produzca en el mes de julio, aunque no ha confirmado si esto abre la puerta del Ejecutivo a miembros de Podemos.

Calvo ha instado a que se sienten ya este fin de semana los equipos negociadores de PSOE y Podemos para desbloquear la situación. "Todos los escenarios posibles es ver cómo van a actuar los grupos y como podemos tener este país bloqueado porque nadie quiera entender la madurez en la que estamos. Es obligación del presidente plantearse todos los escenarios", ha señalado Carmen Calvo.

En una entrevista en la Cadena SER, la dirigente socialista ha instado a que los equipos negociadores de PSOE y Podemos se sienten ya este fin de semana y avancen en un acuerdo de gobierno que parta del documento elaborado por la Ejecutiva socialista. "Estamos tardando en sentar a los equipos", ha insistido, pidiendo premura para desatascar la investidura.

"Queremos sentarnos, seguimos aquí para trabajar conjuntamente, equipos y programa", ha dicho en un mensaje a Podemos, rechazando hablar una repetición electoral después de verano, después de una investidura fallida. "¿En septiembre qué cambia?, ¿solo pasan 30 días de agosto y cambia algo? No es serio, el país tiene que tener sus instituciones conformadas y nada paralizado", ha argumentado la vicepresidenta, sobre la necesidad de que se conforme ya gobierno este mes.

Preguntada si el mensaje de que el PSOE se abre a todos los escenarios significa que Sánchez considera la entrada de miembros de Podemos en el Ejecutivo, Calvo no ha querido confirmarlo, reiterando que la oferta del PSOE se limita a asumir a "personas independientes".