Conductor
Un conductor, en una imagen de archivo. Hospital Nisa Virgen del Consuelo / EUROPA PRESS

El 56% de los conductores españoles reconoce que no descansa cada dos horas en los viajes de más de 200 kilómetros, lo que incrementa los riesgos de fatiga y de accidentes mortales en la carretera.

Esta es una de las conclusiones del Eurobarómetro 2019 de la Fatiga al Volante elaborado por la Asociación de Bebidas Refrescantes (ANFABRA) y RACE, en colaboración con la Dirección General de Tráfico (DGT), que fue presentado este miércoles en Madrid.

La encuesta muestra que el 10,8% de los conductores españoles afirma haber sufrido un accidente por la fatiga en desplazamientos largos, porcentaje que disminuye al 4,2% en los casos de siniestros graves.

La subdirectora general de Formación de la DGT, María Lidón, subrayó que las distracciones fruto de la fatiga han superado al alcohol como primera causa de fallecimientos por circulación.

Con una muestra de 3.368 entrevistados, entre los 18 y 75 años, en 15 países, las cifras a nivel europeo sitúan a España en el octavo lugar de fallecidos en la calzada por cada millón de habitantes con 39 muertos en 2017, por debajo del Reino Unido (27), Dinamarca (32) y pero a gran distancia de la media (51).

Sobre los síntomas de la fatiga, el 70% de los encuestados dice haber perdido en algún momento la concentración, el 66,5% haber sentido dolor de espalda o calambres y el 60% haber padecido somnolencia.

Planificación del viaje

Respecto a los hábitos en la planificación de los viajes de largo recorrido, España lidera junto a Polonia y Portugal la estadística de dedicación a organizar un viaje.

El 77% de los conductores europeos asegura que prepara con antelación los trayectos, el 68,8% dice que descansa antes de coger el vehículo y el 48,9% trata de esquivar las horas de mayor tráfico.

Aun así, el estudio alerta de que el 15,7% de los conductores ha sufrido un accidente como consecuencia de la fatiga (cinco puntos más que los españoles) y casi el 27% se apresura para llegar lo más pronto posible al destino.

Asimismo, el 39% reconoce que nunca ha tenido que interrumpir el viaje para descansar o dormir debido al sueño o el cansancio.

Por sexo, los hombres (16,4%) superan en accidentes mínimamente a las mujeres (14,8%), y en edad el rango más afectado por percances lo forman, con el 30%, los conductores entre los 18 y 24 años.

Prevención

Para prevenir la aparición de la fatiga, el estudio recomienda descansar de manera adecuada —haber dormido al menos 7 horas y evitar los desplazamientos tras la jornada de trabajo—, conducir sin agresividad y parar cada dos horas o 200 kilómetros.

En estos meses "de ocio, descanso y, por supuesto, desplazamientos" la fatiga supone una causa de siniestralidad "relevante y preocupante", recalcó el presidente de ANFABRA, Pelayo Bezanilla.

Por otra parte, el alcohol continúa afectando a la siniestralidad, dado que el 43,6% de los europeos reconoce haberse puesto al volante después de consumir alcohol y el 22% admite hacerlo de forma habitual.

En España, pese a las advertencias y sanciones, el 14,4% de los conductores confiesa conducir siempre o casi siempre tras ingerir bebidas alcohólicas frente al 22% de la media europea.

"La conducción y el alcohol son un binomio mortal a erradicar", señaló Lidón para apelar a la cooperación de las instituciones "con la sociedad civil en materia de concienciación, divulgación y prevención".