Un conducto al volante de un vehículo
Un conducto al volante de un vehículo EASY PARK - Archivo

Desde la marca británica de automoción Jaguar Land Rover están trabajando en una tecnología de inteligencia artificial que, aplicada a sus coches permita que el vehículo recoja las expresiones faciales del conductor, las interprete y actúe en consecuencia. Puede parecer una tontería, pero el objetivo final de esta innovación es reducir el estrés y aumentar el bienestar y la comodidad de la persona que está al volante lo que, sin duda, se traducirá en una reducción de accidentes.

La pretensión de Jaguar Land Rover es que una cámara con sensores biométricos supervise y evalúe el estado de ánimo del conductor y, si el sistema lo considera necesario, modifique de forma automática las condiciones del habitáculo. Es decir, será esta inteligencia artificial la que tenga control total de acciones como, por ejemplo, subir y bajar la calefacción y el aire acondicionado, o regular la iluminación interior. Incluso, si detecta cansancio o aburrimiento, podrá modificar la lista de reproducción de los archivos multimedia que se estén escuchando en el coche.

Este desarrollo es una respuesta del mundo de la tecnología y la automoción a los datos arrojados por un reciente estudio de la Fundación de Salud Mental, de Gran Bretaña, según el cual el 74% de las personas admite sentirse estresadas o abrumadas cada día y en esas circunstancias se ponen al volante de sus vehículos. Lo que propicia situaciones de riesgo en la carretera y más accidentes. Por eso, la compañía británica trabaja en convertir sus coches en un “santuario de paz” garantizando el máximo confort para el conductor, que debe mantenerse plenamente consciente y en alerta y tener todo siempre bajo control.

De hecho, la misma tecnología que reconocerá el estrés del conductor está siendo probada con los pasajeros de vehículo. Para poder acceder a sus rostros, la idea es trabajar a través de una cámara instalada en el reposacabezas. Si el sistema detecta cansancio se comportaría de forma parecida a como lo hace con el conductor y puede subir o encender la iluminación, oscurecer las ventanas o, incluso, aumentar la temperatura de la parte trasera del vehículo para ayudar mejor a conciliar el sueño.