Madrid Nuevo Norte
La remodelación del Nudo Norte espera a la aprobación de la modificación urbanística que conlleva Madrid Nuevo Norte.  DISTRITO CASTELLANA NORTE - Archivo

El Ayuntamiento de Madrid confía aprobar en el pleno del próximo mes de septiembre Madrid Nuevo Norte. Así lo ha confirmado esta miercoles el alcalde de la ciudad, José Luis Martínez Almeida. "Espero llevarlo en el mes de septiembre para su aprobación definitiva", ha declarado en Antena 3 tras confirmar que no dará tiempo de tenerlo todo listo para este mes de julio. 

Almeida ha anunciado también que el proyecto que ha heredado para la zona norte de la ciudad diseñado por el anterior Ejecutivo de Manuela Carmena se va mantener al contar ya "con el visto bueno preliminar de la Comunidad". "Hay aspectos que se pueden mejorar pero hay que primar un acuerdo tras 25 años" , ha justificado. 

Las palabras del regidor madrileño han llegado hasta los oídos de Antonio Béjar, presidente de Distrito Castellana Norte (DCN), la promotora del proyecto. Béjar, que está en Santander en la inauguración de un curso sobre urbanismo —Urbanismo, Género y Participación: Otras formas de pensar la ciudad— en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), ha mostrado su satisfacción ante la noticia y ha avanzado que las primeras obras podrían empezar el próximo año o en 2021.  

"Nosotros consideramos que lo importante es que la tramitación continúe y se culmine lo antes posible, por supuesto con la máxima seguridad jurídica y con el máximo consenso", ha declarado el presidente de DCN, quien ha considerado que es "muy importante poder comprobar" que pese a que las administraciones son gobernadas en cada momento por distintos partidos políticos, la continuidad de Madrid Nuevo Norte está "asegurada".  

La aprobación provisional de Madrid Nuevo Norte estaba prevista inicialmente para el mes de enero, pero luego se fueron retrasando los plazos ante la magnitud del expediente, que recibió más de 3.500 alegaciones. El Ayuntamiento remitió el documento a la Comunidad de Madrid el pasado 21 de marzo para que realizará el informe de impacto mediambiental necesario. Pero el Gobierno regional respondió dos meses después, en la misma semana de las elecciones municipales. 

La exalcaldesa Manuela Carmena reunió entonces a los grupos para conocer su postura sobre la posible convocatoria de un pleno extraordinario y urgente para aprobar el proyecto. El PSOE se mostró en contra de aprobar la operación en esas circunstancias, Cs dijo que votaría que sí y el PP se ausentó del encuentro al considerar que no tenía validez alguna, aunque estaba a favor del plan. Carmena decidió no seguir adelante y explicó que, tras consultar la jurisprudencia, se habían encontrado con que podían dar "con algún tipo de riesgo", aunque prometió aprobarlo si seguía gobernando con Más Madrid. 

El nuevo proyecto urbanístico para el norte de la ciudad dista bastante del anterior impulsado en 2015 por la exalcaldesa Ana Botella, sobre todo en lo que se refiere al número de viviendas que se construirán, que pasará de 18.000 a 10.500, un 41,6% menos. De ellas, unas 4.000 serán viviendas públicas. La edificabilidad también baja un 21% respecto del plan de 2015: desde los 3.370.000 m2 anteriores a los 2.657.313 m2 actuales. 

La propuesta municipal divide el ámbito en cuatro partes: la estación de Chamartín, el centro de negocios, Malmea-San Roque-Tres Olivos y Las Tablas Oeste. La zona residencial se situará al norte de la M-30, junto con actividades económicas, comerciales y de servicios terciarios, mientras que el centro de negocios, muy vinculado a la propia estación de Chamartín, se situará al sur de la M-30.

La reforma del norte de la ciudad de Madrid se planteó por primera vez en el año 1993 y ahora está más cerca de ser realidad gracias al acuerdo entre las diferentes administraciones (Ayuntamiento, Comunidad y Gobierno), la promotora Distrito Castellana Norte (BBVA y la constructora San José) y los grupos políticos. Los promotores calculan que este nuevo desarrollo generará 200.000 puestos de trabajo en los 20 años que durará y supondrá una inversión que ronda los 6.000 millones de euros.

Consulta aquí más noticias de Madrid.