En concreto, desde esta organización profesional se pide a Sacyl que los equipos de Atención Primaria y urgencias, "a los que llegan por primera vez los posibles casos", estén informados "de manera conveniente" sobre este nuevo "pico" de tularemia, para que diagnostiquen "sin demora" la enfermedad, y en el caso de que los afectados sean agricultores y ganaderos "simplifiquen el proceso burocrático que supone la gestión de la incapacidad temporal por enfermedad profesional".

Asimismo, Asaja insiste en la necesidad de una mayor formación de los profesionales de Atención Primaria, que les permita diagnosticar la tularemia como enfermedad profesional y coordinarse con el INSS ya que así los agricultores y ganaderos afectados podrán obtener todos los beneficios del sistema de protección público.

Por ello, la organización aconseja a los agricultores y ganaderos que se aseguren de que se indica en el correspondiente parte de baja que se cataloga como "enfermedad profesional", y que, en caso de duda, acudan a las oficinas de las organizaciones agrarias para que se presenten las alegaciones o recursos correspondientes.

Hay que recordar que, dado que los animales infectados y transmisores ocupan el entorno en el que se desarrolla la actividad agroganadera, la tularemia está considerada enfermedad profesional.

Consulta aquí más noticias de Palencia.