Vistas de Benidorm (Alicante)
Vistas de las playas de Benidorm, en la provincia de Alicante. GVA - Archivo

La vivienda vacacional vuelve a registrar subidas de precios y nuevas promociones en la costa de la Comunitat Valenciana tras años de estancamiento y crisis. Aunque no se puede hablar de una nueva burbuja inmobiliaria por las diferencias en la financiación y en la acumulación de viviendas, los técnicos de la tasadora Tinsa constatan una "clara recuperación" que se prolongará en los próximos dos o tres años y que ya no solo se refleja en los precios, sino también en la construcción de nuevos apartamentos y unifamiliares destinados a segundas residencias.

El informe Vivienda en Costa 2019, presentado este martes en València, muestra que este despegue ligado al turismo, la principal industria de la Comunitat Valenciana, se ha producido en el 93% de esta autonomía durante los últimos 12 meses, aunque más tarde que en otras zonas del litoral español, cuya recuperación se inició en 2016, y también refleja cierta desigualdad en función de las distintas zonas turísticas.

La más dinámica de las ocho áreas en las que el estudio divide la Comunitat Valenciana es el sur de Alicante, con mayor demanda de compradores extranjeros. Según el delegado de Tinsa en València, Vicente Torres, estamos "lejos de una nueva burbuja inmobiliaria".

En su opinión, la Comunitat Valenciana "sufrió mucho con la crisis" y se está recuperando años después respecto a otras zonas de España, ya que vive "un momento alcista" en ventas y evolución de los precios. La acumulación de stock de apartamentos y suelo por vender en algunos municipios ha lastrado durante años la recuperación del sector.

En este último apartado, Benicàssim (+16,9%), El Campello (+15%) y Oliva (+11,9%) son los municipios de costa con un mayor crecimiento de precios en tasa interanual en el primer trimestre del año, seguidos de la ciudad de València (+11%) y Borriana (+10,9%).

En el otro lado de la balanza, los precios bajaron en Alboraya (-4,2%), Altea (-2,6%), Vinaròs (-2,3%), Almassora (-0,9%) y Cullera (-0,1%).

En términos generales, la zona más al norte de Castellón registra ligeras caídas, mientras que Valencia muestra "indicios de recuperación". En cualquier caso, "no es probable que bajen los precios" en esta autonomía en los próximos ejercicios, recalca Torres.

Los enclaves de costa de la Comunitat Valenciana analizados en el informe incrementaron un 9,4% las compraventas en 2018 y un 17,3% los visados de obra nueva. Torrevieja, Orihuela y Guardamar del Segura destacan como los núcleos con más licencias de nueva construcción aprobadas en 2018.

Otra de las claves que explican la recuperación del mercado vacacional en la costa valenciana es el peso del comprador extranjero. De las 90.713 compraventas realizadas por foráneos en España el pasado año, 27.490 fueron en la Comunitat, es decir, el 30% del total, la mayoría en la provincia de Alicante.

Pese a que el ritmo aumentó un 10% en 2018, la cuota de los foráneos sobre el total ha caído del 32% al 31%, una "moderación" que desde Tinsa atribuyen tanto a la situación macroeconómica internacional de incertidumbre como al Brexit.

De hecho, el Reino Unido es el primer país de procedencia de los compradores extranjeros de segundas residencias en la Comunitat Valenciana (con un 17,4% sobre el total, frente al 23,1% que representaba en 2015), seguido de Suecia (8,9%), Bélgica (8,2%), Francia (6,5%), Rusia (5,1%), Alemania (4,7%) y Noruega.

En opinión de Torres, la vivienda vacacional sigue siendo "un refugio para el inversor", tanto privado como para fondos, que en los últimos años se han lanzado a adquirir viviendas ante la baja rentabilidad de los productos financieros.

El Pativel, "necesario"

Torres también se ha referido a al Plan de Acción Territorial de la Infraestructura Verde del Litoral (Pativel), la regulación aprobada por el Consell para ordenar la urbanización de la costa. "Está afectando a suelos inicialmente urbanizables que ya está calificando como no urbanizables y a una serie de PAI aprobados y no desarrollados a los que da cinco años para que se llevan a cabo", explica, aunque matiza que sus efectos "se verán en el futuro", añade. En su opinión, era una ley "necesaria, porque regula y protege nuestro litoral".

Consulta aquí más noticias de Valencia.