Desde hace dos noches, más de 200 estudiantes duermen en el hall de la Facultad de Filosofía de la Universidad Complutense de Madrid. Se han llevado sacos de dormir, comida y libros.

Quieren copiar el sistema americano sin tener su infraestructura

Los alumnos protestan contra la implantanción del ‘Proceso de Bolonia’ en la universidad, un proyecto de la Unión Europa para uniformar los sistemas de educación superior en Europa.

En España, esa reforma implicará carreras más cortas, complementadas con másteres especializados. "Revendicamos criterios culturales en la universidad, y no sólo criterios comerciales" dice Sara Pérez, estudiante de Filología hispánica, una de las jóvenes encerradas.

Carreras más cortas


Los estudiantes se oponen a la sustitución del actual Certificado de Aptitud Pedagógica (CAP), que habilita para la docencia en institutos, por un máster de un año que costaría 1.500 1. También protestan contra el recorte de la duración de algunas carreras, que pasarán de 5 a 4 años.

"Es un plan que no hemos elegido los estudiantes", cuenta Marina Viclonueta, estudiante de Historia de 21 años. "Quieren copiar el sistema americano sin la infraestructura que tienen allí". Los estudiantes, que decidirán hoy si convierten el encierro en indefinido, no quieren perder sus clases. De hecho, hacen turnos entre ellos, incluso para ir a casa para ducharse.