María José Català en imagen de archivo
María José Català en imagen de archivo MARÍA JOSÉ CATALÀ (@MJOSECATALA) - Archivo

El PP en el Ayuntamiento de València ha anunciado que estudia "vías jurídicas" ante la "decisión unilateral" del alcalde de la ciudad, Joan Ribó, de que la mitad de los concejales de la oposición tengan que ejercer su labor en dedicación parcial, algo que los 'populares' consideran "una medida absolutamente política".

Así se ha pronunciado este lunes la portavoz 'popular', María José Catalá, después de que este viernes Compromís informara a los portavoces de los grupos municipales que la mitad de los concejales de la oposición tendrán que ejercer su labor en dedicación parcial, algo que la coalición valenciana aseguraba que obedecía a la llamada Ley Montoro.

En este contexto, Catalá ha criticado que ha sido "una decisión unilateral del alcalde" y cree que es una medida "absolutamente política". "La ley marca única y exclusivamente que tiene que haber ocho dedicaciones parciales en una corporación de 33. Lo que no dice la ley, ni el señor Montoro, ni nadie es cómo se tienen que repartir esas dedicaciones", ha subrayado.

"Ha sido el alcalde unilateralmente el que ha decidido que las ocho dedicaciones parciales vayan todas a la oposición y, de esas ocho, cuatro saldrán del PP", ha criticado, al tiempo que ha considerado que es "una cuestión que puede llegar a ser constitutiva de una vulneración de los derechos fundamentales, tanto de los miembros de la corporación como de los ciudadanos que han votado a determinados partidos para que hagan una labor de fiscalización".

De esta forma, ha señalado que seguirán "reclamando" sus derechos y ha anunciado que están analizando "vías jurídicas para atacar esta cuestión". "Que no le den más vueltas al sueldo, porque lo han puesto porque han querido, y no es una cuestión monetaria, es que los ciudadanos deben poder exigir que la oposición tenga una dedicación exclusiva y que no lo compatibilice con otras labores, eso sería lo sano", ha sostenido.

"Estamos sorprendidos porque nos hemos dado cuenta que el alcalde toma decisiones de forma unilateral, sin el más mínimo consenso y sin cuidar los gestos políticos que serían oportunos en estos casos", ha apuntado.

"NOVEDADES" EN LAS COMISIONES

Al mismo tiempo, ha propuesto un diseño de seis comisiones informativas y dos espaciales, con "novedades" como la unión de Seguridad Ciudadana y Movilidad, ante una ciudad que está "desgobernada", con un alcalde que "trabaja de ocho a dos y no delega competencias".

"Al final, València tiene un gobierno con una dedicación de un 20 por ciento, con una única persona que trabaja en horario de mañanas. Nos parece muy grave. Han pasado 40 días desde las elecciones municipales, seguimos sin gobierno y pasan cosas graves en València, como el cierre de playas, el desprendimiento techo del Palau de la Música o la situación de pobreza infantil. Pasan los días y aquí no hay ningún responsable y no hay competencias delegadas", ha criticado.

En este contexto, ha señalado que lanzan la propuesta de las comisiones porque "Ribó no puede ir por libre". "Esperamos que el PSOE no le vuelva a dar un cheque en blanco, porque malos resultados le ha dado al PSOE habérselo dado en el pleno de constitución de la corporación", ha advertido.

"ACTITUD ALTIVA" DE COMPROMÍS

Por otra parte, preguntada por si ha cambiado el "talante" de Compromís, Catalá ha sostenido que la coalición está manifestando "una actitud más altiva de la que mostraba en la anterior legislatura".

"Tienen una altivez política muy marcada, y no es para tanto. De una corporación de 33, tener diez concejales no es para pensar que uno puede gobernar en solitario", ha subrayado.

Consulta aquí más noticias de Valencia.