Cuatro detenidos por deliro de falsedad documental
Cuatro detenidos por deliro de falsedad documental GUARDIA CIVIL - Archivo

Según ha informado el instituto armado en un comunicado, la operación ha sido realizada por la Guardia Civil del Grupo de Investigación y Análisis (GIAT) de la Agrupación de Tráfico. Los investigados son tres hombres y una mujer, todos ellos de nacionalidad española, que supuestamente utilizaban las redes sociales para la venta de las motocicletas.

Los agentes venían investigando desde más de un año una red que disponía de una tienda de venta de motocicletas en Valencia aunque también realizaban las ofertas a través de internet. Por ello, se inició la operación 'Motogold' por parte de componentes de la Guardia Civil de Tráfico de Valencia, al objeto de poder esclarecer los hechos.

DENUNCIA POR USURPACIÓN DE IDENTIDAD

Los investigadores tuvieron conocimiento de que un vecino de Torrent había adquirido en un "corto espacio" de tiempo 40 motocicletas nuevas procedentes de importación, que habían sido matriculadas a su nombre. Esta persona presentó denuncia como "víctima de un delito de usurpación de identidad", alegando que él no tenía nada que ver con la compra de los vehículos y que era "totalmente ajeno a los hechos".

El Grupo de Investigación y Análisis -GIAT- del Sector de Tráfico de la Guardia Civil de Valencia se hizo cargo de la investigación y descubrió que una empresa de compra-venta de motocicletas multimarca, con local abierto al público en Valencia era la que realmente adquirió y vendió las motos.

Los presuntos autores de los hechos anunciaban a través de internet la venta de motos nuevas, algunas de modelos exclusivos, a un precio y un plazo de entrega "muy inferior" al de los concesionarios oficiales. Una vez que captaban a un cliente, encargaban la moto a su proveedor en Alemania, que días después la enviaba directamente a la tienda de Valencia y una vez matriculada en España y pagada, la entregaban al cliente final.

EMPRESA PANTALLA

No obstante, para el fraude en el pago de impuestos, las cuarenta matriculaciones se realizaron a nombre del particular -ahora denunciante-, mediante facturas de venta falsas emitidas por una "empresa pantalla" creada al efecto, con domicilio social en Madrid, sin local comercial, ni empleados, sin que conste el abono del IVA correspondiente y resultando falsamente exentas del pago del Impuesto Especial por importación.

Tras la matriculación, eran "inmediatamente transferidas" al amparo de nuevas facturas falsas emitidas a nombre de la misma "empresa pantalla" a la firma de Valencia que realmente realizaba la venta, mediante el sistema de baja por compraventa, defraudando de nuevo en el pago de impuestos.

Finalmente la empresa de Valencia facturaba la venta de la motocicleta a los compradores finales, sin que conste de nuevo el pago de impuestos, realizando los cambios de nombre en Tráfico.

La red estaba formada por tres hombres y dos mujeres (una en paradero desconocido), con tres sociedades a su nombre, que articularon un sofisticado entramado en el que se utilizaron 160 documentos falsos, con el que lograron defraudar más 100.000 euros en el pago de impuestos, y vender un "alto número de motos" a precios inferiores a los de mercado, lo que suponía una "grave competencia desleal" para el resto de establecimientos, aunque los compradores ignoraban los hechos.

Las diligencias han pasado a disposición del Juzgado de Instrucción número 7 de Llíria.

Consulta aquí más noticias de Valencia.