Palacio de Justicia de la Audiencia Provincial de Sevilla
Palacio de Justicia de la Audiencia Provincial de Sevilla EUROPA PRESS - Archivo

Un hombre, nacido en 1989 y que responde a las iniciales S.A.M., acusado de 41 delitos de exhibicionismo, coacciones y utilización de menores para fines pornográficos ha reconocido este lunes ante el tribunal de la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Sevilla los delitos por los que iba a ser juzgado y, tras alcanzar un acuerdo de conformidad entre las partes, ha aceptado una condena de 29 años y seis meses de prisión.

En concreto, el acusado ha aceptado que se le impongan 17 multas de doce meses con cuota diaria de seis euros (36.720 euros) en sendos delitos de exhibicionismo de material pornográfico a menores de edad. Igualmente, se ha acordado que se le condene a 16 penas de nueve meses de prisión por otros tantos delitos de utilización de menores con fines pornográficos en grado de tentativa.

Además, S.A.M. ha aceptado siete penas de dos años y seis meses prisión en relación a siete delitos de utilización de menores con fines pornográficos consumado así como una multa de un mes con cuota diaria de seis euros por un delito leve de coacciones. Por otra parte, se ha acordado que abone una indemnización a sus víctimas, las cuales suman en total unas 25.

Cabe apuntar que de esos 29 años y seis meses, el acusado cumplirá unos siete años y seis meses de prisión al no poder exceder el triple del tiempo de la pena más grave de las que ha incurrido, en relación al artículo 76 del Código Penal. Ante esta situación, se ha incluido en el acuerdo que se aplique el artículo 78 del Código Penal que indica que los beneficios penitenciarios, los permisos de salida, la clasificación en tercer grado y el cómputo de tiempo para la libertad condicional se refieran a la totalidad de las penas impuestas en las sentencias, es decir los 29 años y medio de cárcel, por lo que el cumplimiento de esos siete años y seis meses de prisión será íntegro.

Asimismo, el encausado ha aceptado también la prohibición de acercarse a menos de 300 metros y comunicarse con las 25 víctimas en periodos que van desde seis meses a cuatro años y seis meses, según cada caso. Además, acata que tras el cumplimiento de la pena privativa de libertad se someta a un periodo de libertad vigilada durante seis años.

El joven acusado ha sido juzgado por la Sección Cuarta, que ahora tendrá que dictar sentencia en función al acuerdo de conformidad alcanzado por las partes -Fiscalía y defensa-, por unos hechos que comenzaron en 2015 y se prolongaron, de manera continuada, durante un periodo largo de tiempo. Las víctimas de los supuestos delitos están repartidas en varios puntos de la geografía española y son en su mayoría menores de edad -concretamente adolescentes-, toda vez que algunas de las víctimas tienen entre 18 y 21 años.

PETICIÓN INICIAL DE 52 AÑOS

Inicialmente, la Fiscalía le acusaba de 42 delitos de exhibicionismo, coacciones, utilización de menores para fines pornográficos y abuso sexual, en su modalidad de utilización de Internet para embaucar a una menor para que le facilite material pornográfico, contra 26 víctimas y solicitaba para S.A.M. una pena de 52 años y nueve meses de cárcel.

Así, el Ministerio Público ha retirado su acusación de un delito de utilización de menores con fines pornográficos con una menor de 16 años por el que solicitaba seis años de cárcel.

De igual modo, ha modificado su calificación y los 15 delitos de abuso sexual de los que le acusaba inicialmente, y por los que le solicitaba para cada uno de ellos una pena de un año de prisión, han derivado en delitos de utilización de menores con fines pornográficos en grado de tentativa.

Además, la representante del Ministerio Fiscal ha bajado la tipificación del delito de coacciones del que se le acusaba inicialmente a un delito leve de lesiones.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.