Las ballenas jorabadas llegan al Mediterráneo para alimentarse
Una imagen de archivo de una ballena en el Mediterráneo. UNIVERSIDAD DE SEVILLA

Los avistamientos de rorcuales comunes, que cada primavera acuden a las costas catalanas para alimentarse, han disminuido este año, probablemente debido a la sequía que ha habido en Cataluña y que ha causado una menor producción de plancton, según un estudio de la Asociación EDMAKTUB.

Si el año pasado por estas fechas los biólogos de la asociación ya habían avistado 99 ejemplares, 84 en 2017 y 100 en 2016, este año solo han visto 5.

En los ocho años del Proyecto Rorcual, en el que han podido documentar con filmaciones comportamientos de alimentación del rorcual común cerca de superficie y en superficie, este año sólo han podido avistar cinco ejemplares, el menor número desde 2011, y además estaban viajando y lejos de costa.

Los responsables de la asociación han relacionado este "cambio brusco" con el cambio climático y la sequía que ha habido en Cataluña este año, "la peor en una década".

Los cinco avistamientos de rorcual común de este año se han hecho todos en las costas del Garraf: las dos primeras ballenas fueron avistadas el mes de marzo y viajaban hacia el suroeste, hacia Tarragona, mientras que a principios de mayo registraron tres avistamientos más de ballenas que iban hacia el nordeste.

"Este cambio en el comportamiento y en la abundancia del rorcual común en nuestras costas nos hace ver hasta qué punto afectan los cambios climáticos bruscos a la vida de ciertas especies y a los ecosistemas", han señalado los biólogos de la asociación.

Según estos expertos, la ausencia de lluvias de enero a mediados de abril hizo que los ríos no hayan bajado con fuerza y el aporte de nutrientes ha sido muy bajo, lo que ha afectado a la producción primaria de plancton.

Los biólogos han hecho una veintena de muestreos a lo largo de estos meses en la costa catalana para estudiar el zooplancton, principalmente el krill, alimento de las ballenas, y sólo han obtenido krill en dos de las muestras durante el mes de mayo y en muy baja concentración.

Además, según la asociación, desde mediados de mayo ha aumentado la temperatura del agua desde los 40 metros de profundidad hasta la superficie, un aumento más pronunciado en los últimos 10 metros más superficiales.

La asociación tiene constancia de que durante el mes de junio y este mes se están avistando rorcuales de paso hacia el sur en las costas de Denia (Alicante) y el estrecho de Gibraltar.

Esto indica, según la asociación, que las ballenas han estado en el mar Balear y una parte importante se dirige hacia el Atlántico.

A pesar de que los biólogos consideran "anómala" esta situación de disminución de rorcuales, han destacado que sí ha habido una elevada presencia de otras especies de cetáceos, que tienen otro tipo de alimento.

La especie más avistada este año por el equipo científico ha sido el delfín listado, con más de 60 registros, y también han visto ejemplares de delfín mular, calderón gris y calderón negro, cachalotes, zifios y delfines comunes.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.