Alquiler de habitación
Cartel en el que se anuncia el alquiler de una habitación en Sevilla. B. R.

El curso ha terminado y toca disfrutar de las vacaciones, pero antes de la vuelta en septiembre, los estudiantes universitarios tendrán que dejar resuelto un aspecto de suma importancia, especialmente aquellos que residen fuera de Sevilla pero cursarán sus estudios en la capital hispalense. Tienen que encontrar alojamiento y deben hacerlo ahora ya que, una vez que el curso comience, les resultará más complicado. Hay opciones para todos los gustos, desde las residencias universitarias, a los colegios mayores, los pisos compartidos –una de las alternativas mayoritarias– y alojamientos solidarios con personas mayores o con alguna discapacidad. Salvo esta última, el coste medio mensual ronda los 300 euros.

"Piso en la Macarena, 700 euros, tres habitaciones, para estudiantes". "Se busca chica estudiante para piso de cinco habitaciones en Reina Mercedes, 240 euros". Este tipo de anuncios están a la orden del día en internet. Pisos completos que se arriendan solo para estudiantes, jóvenes que buscan habitación y otros que lo que demandan es un compañero para completar la vivienda. El precio medio de las habitaciones en inmuebles compartidos en Sevilla asciende a 275 euros, según el último estudio elaborado por Idealista.com y correspondiente a agosto de 2018, lo que supone un 6,2% más que en agosto del año anterior.

Fuentes del portal inmobiliario explican a 20minutos que los precios de este tipo de alojamientos se mantienen más o menos "estables", ya que los incrementos que está sufriendo el mercado del arrendamiento en general "tardan más" en llegar a las viviendas compartidas, donde "no los precios no varían hasta que no vence el contrato".

Estas mismas fuentes destacan que, desde 2006, la edad media de quienes comparten habitación "no ha parado de crecer". En Sevilla se sitúa en los 27 años y esto "refleja que aunque los pisos compartidos son la opción de muchos estudiantes, cada vez hay un perfil más diferente, de personas divorciadas o separadas y de aquellos que en los primeros años de la crisis, con la subida del euríbor y al no poder hacer frente al pago de la hipoteca, decidieron poner una habitación en alquiler".

"Solo quieren alquilar pisos a chicas"

Sin embargo, y aunque la oferta es amplia, encontrar un piso para estudiantes no es tarea fácil. Jaime tiene 19 años, es de Paradas y en septiembre empezará 2.º de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte en la Universidad Pablo de Olavide (UPO). Ahora está buscando, junto a otros tres compañeros de su localidad, un piso cercano a Viapol, con un presupuesto máximo de 210 euros por persona (agua, luz y comunidad no incluidas). "Está siendo complicado porque los precios se han disparado y te piden de 250 euros para arriba", cuenta a 20minutos. Además, explica que en muchos de los pisos a los que han llamado "solo quieren alquilar a chicas". Su experiencia del año pasado en un piso compartido es "muy buena" y no baraja la opción de las residencias universitarias porque, según afirma, "la fama de las comidas es muy mala".

En cualquier caso, estas instalaciones son otra de las alternativas para alojarse durante el curso. Tanto la Hispalense como la UPO cuentan con una oferta amplia de residencias y colegios mayores que disponen de habitaciones individuales, dobles o triples. Suelen ofrecer media pensión o pensión completa, además de servicios como lavandería, limpieza o sala de estudios.

Los precios son igual de variados, desde los 220 euros al mes para todo el curso en un apartamento de dos dormitorios en la Flora Tristán de la UPO hasta los 705 euros de una habitación individual en la Rector Estanislao de la Universidad de Sevilla.

Alojamientos solidarios

Tanto la UPO como la US ofrecen una alternativa gratuita para los estudiantes universitarios, que consiste en compartir piso con personas mayores o con alguna discapacidad. El alumno no abona nada por la estancia, pero a cambio colabora con las tareas domésticas, hace compañía o cuida a los niños en caso de que los haya.

En ambos centros se realiza un estudio previo, a través también de entrevistas personales, para conocer mejor las necesidades de ambas partes, así como un seguimiento de la convivencia. Más información en sacu.us.es/spp-servicios-alojamiento-mayores y en www.upo.es/upsc/voluntariado/oficina-voluntariado.

En primera persona: "Estoy un poco agobiada porque los pisos vuelan"

Mercedes Muñoz

Mercedes Muñoz iniciará una nueva etapa de su vida en septiembre. A sus 18 años, se trasladará de Córdoba a Sevilla para comenzar el grado en Marketing e Investigación de Mercados en la Universidad de Sevilla y, a la espera de la primera adjudicación de plazas -que tendrá lugar el 17 de julio-, ya ha empezado a buscar piso junto a una amiga y un amigo de su ciudad.

"Estoy un poco agobiada porque los pisos vuelan de un día para otro", explica a este periódico. De hecho, sabe que cuando "busque de verdad", una vez que tenga confirmada su plaza en la Universidad, "nada de lo que estoy viendo ahora estará disponible". 

Y afirma, además, que "algunos tienen precios abusivos pese a ser muy antiguos". Están dispuestos a pagar un máximo de 250 euros por persona "porque a eso tienes que sumarle todos los gatos". Afirma que no compartiría "con gente desconocida" y tampoco contempla las residencias porque "están donde están y los pisos tienen la ventaja de que puedes elegir zona". Mercedes, al igual que Jaime, confirma que entre los propietarios de los inmuebles hay "preferencia" por las chicas. 

Afronta su nueva etapa "con algo de miedo y respeto", entre otras cosas, "por llegar a una ciudad nueva", pero asume que "habrá que hacerlo" y siente que hacerlo con "amigos de toda la vida" será como "llevar una coraza". 

Consulta aquí más noticias de Sevilla.