Imagen del centro de detención de migrantes de Trípoli (Libia) tras un ataque aéreo.
Imagen del centro de detención de migrantes de Trípoli (Libia) tras un ataque aéreo. EFE/EPA/STR

La ONU ha elevado este viernes a 53 el número de víctimas mortales por el ataque del martes 3 de julio a un centro de detención de migrantes en Trípoli, la capital Libia, según ha confirmado un portavoz de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), organismo dependiente de Naciones Unidas, en rueda de prensa. Entre los fallecidos se encontraban seis niños y hay alrededor de 130 personas heridas, ha detallado el portavoz, Joel Millman.

En el centro de detención, situado en la localidad de Tajura, en el sur de Trípoli, había más de 600 migrantes detenidos de más de 71 nacionalidades, sobre todo africanos.

De acuerdo con la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), guardas de seguridad libios dispararon a los refugiados y migrantes que intentaban escapar del bombardeo. "Insistimos que debe de haber una investigación clara e independiente que aclare cómo pasaron estos hechos y quién es responsable", ha reiterado el portavoz de la OIM.

Libia está inmersa en un largo conflicto desde que la OTAN contribuyera en 2011 a que grupos rebeldes triunfaran cuando terminó la dictadura de más de 40 años de Muamar al Gadafi.

Actualmente, luchan por el control del país dos bandos: uno encabezado por el presidente y primer ministro Fayez al Serraj, apoyado por la ONU y la Unión Europea, que controla Trípoli y algunas zonas del oeste, y otro por el mariscal Hafter, que domina el resto del país y casi todos los recursos petroleros.