Filipinas se prepara para el temporal
Un agricultor filipino riega un cultivo de forma rudimentaria mientras al fondo se divisan los rascacielos del distrito financiero de Makati, en Ciudad de Taguig (Filipinas). Francis R. Malasig / EFE

El 10% de los trabajadores con los salarios más altos recibe casi la mitad de las remuneraciones mundiales, según revela un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) hecho público este martes, en el que se alerta de que a mayor pobreza en un país, más desigualdad salarial.

El estudio, presentado este jueves en una rueda de prensa, también indica que el 20% de los trabajadores con salarios más bajos (unos 650 millones) percibe menos del 1% del ingreso laboral mundial, en un mercado global donde el sueldo mensual medio del 10% más rico alcanza los 7.475 dólares y el del 10% más pobre sólo llega a 22.

"El 10% más pobre tendría que trabajar tres siglos para ganar lo mismo que logra el 10% más rico en un año", ejemplificó el economista del Departamento de Estadística de la OIT Roger Gomis.

"La mayoría de los trabajadores del mundo subsiste con un salario notablemente bajo y para muchos tener un empleo no significa ganar lo suficiente para vivir. A nivel mundial, el salario promedio de los trabajadores en la mitad inferior de la distribución de los ingresos es de apenas 198 dólares mensuales", subrayó Gomis.

A mayor pobreza, más desigualdad

Por países, el estudio indica que los menos desarrollados son a la vez los que presentan mayor concentración salarial en las partes altas de la tabla, siendo naciones como la República Democrática del Congo, Costa de Marfil, Liberia, Níger o Uganda las más desiguales al concentrar su 10% más rico de trabajadores el 70%-80% del total de ingresos, informa Efe.

El informe compara datos de antes y después de la crisis (con estadísticas de 2004 y de 2017), aunque según la metodología empleada presenta diferentes conclusiones sobre si ha traído o no mayor desigualdad salarial global.

En términos absolutos, parece indicar que la desigualdad se ha reducido, ya que la riqueza concentrada por el 10% de trabajadores más ricos pasó del 55,5% al 48,9%. Esto se debió principalmente, señalaron los analistas de la OIT, al ascenso económico de dos potencias emergentes con grandes poblaciones como son China e India, hasta tal punto de que si no se tienen en cuenta los datos de estos dos países las cifras de 2004 y 2017 apenas variarían.

Por otro lado, si el cálculo se pondera dando mayor peso a las economías con más producto interior bruto, los datos son muy diferentes y revelan en cambio una mayor desigualdad actual con respecto a mediados de la década pasada.

Pierden las clases media y baja

Teniendo en cuenta esta ponderación, el 20% de trabajadores que recibe salarios más altos habría pasado de concentrar el 51,4% de las remuneraciones en 2004 a tener el 53,5% en 2017, mientras que las clases media y baja saldrían perdiendo.

El 20% de asalariados que se encuentra en la parte más baja de la estadística pasaría de ganar el 3,9% del total en 2004 a solo el 3,5% en 2017, mientras que el 60% de la mitad de la tabla bajaría del 44,8% al 43% en esos 13 años.

"En realidad, la desigualdad de la remuneración a nivel nacional está aumentando", advirtió la OIT en su informe, incluso en países "exitosos" tras la crisis como China o la India.

"Los datos muestran que, en términos relativos, el incremento de los salarios laborales más altos está asociado con pérdidas para todos los demás. Los trabajadores de la clase media y los que perciben los ingresos más bajos están viendo disminuir parte de sus ingresos", indicó por su parte el jefe de la unidad de producción y análisis de datos de la OIT, Steven Kapsos, en declaraciones recogidas por Europa Press.

Sin embargo, prosigue Kapsos, cuando la parte de los ingresos laborales de los trabajadores de ingresos medios y bajos aumenta, las ganancias tienden a ser distribuidas de manera más amplia, beneficiando a todos los trabajadores, a excepción de los que reciben los salarios más altos.