Los concursantes de Operación Triunfo no tienen el éxito garantizado, ni siquera cuando se alzan como ganadores. De los 82 concursantes que han pasado por la prestigiosa Academia sólo ocho han conseguido labrarse una carrera musical de éxito. El resto compatibiliza como puede un empleo con el sueño con el que un día creyeron poder vivir.

Con esta ya van ocho ediciones de OT y por los escenarios del reality, tanto en TVE como en Telecinco, han pasado 82 personas. Sin embargo, son pocos los nombres propios que han pasado por el trance del concurso que todavía permanecen en el imaginario colectivo: Bisbal, Bustamante, Chenoa, Rosa, Manu Tenorio, Manuel Carrasco, Nuria Fergó...

Algunos buscan financiación de Ayuntamientos

Hay otros nombres que siguen sonando, como el de Soraya, pero que todavía siguen en la cresta de sus diez minutos de fama y que están a la espera de ver qué pasará después. ¿Qué fue de Beth? La flamante representante de España en Eurovisión en 2003, que trata de abrirse hueco con una música menos comercial.

Otra que tiene experiencia en este terreno es Ainhoa, ganadora de la segunda edición. "Ganar OT no garantiza el éxito, fama ni dinero, ni te convierte en artista. Hay que trabajar para que la gente no te vea como un producto OT", explica la ex triunfita en una entrevista en Interviú .

De hecho, Ainhoa lanzó un primer disco cuando abandonó la Academia con el que vendió más de 150.000 copias y obtuvo un disco de oro y otro de platino. Un año más tarde publicó Mi tiempo roto, que vendió 50.000 copias y logró un disco de oro. Durante la promoción de ese segundo álbum, abandonó Vale Music, la fábrica de los triunfitos, porque "quería ser cantautora y la compañía sólo quería una solista". Su tercer disco, Imperfecta es de descarga gratuita y aparece junto a un enlace en el que se pueden realizar donaciones para un posible cuarto disco.

Otros casos

El ganador de la tercera edición de OT,Vicente Seguí, se plantea grabar un disco financiado por el Ayuntamiento de Villamarchante, su pueblo natal, de canciones falleras; "no puedes pedir más de lo que el mercado te da", reconoce Vicente. Ha tenido suerte, su compañero de edición José Giménez sólo se llevó del programa 2.400 euros y un coche, y ahora conduce una carretilla elevadora, trabajo que compatibiliza con algunas actuaciones esporádicas.

Ganar OT no garantiza el éxito"

Héctor Rojo trabaja en un centro asistencial de la Diputación de Alicante, y tiene previsto sacar su primer disco este año, más de dos años después de haber salido de OT. Miguel Moreno amasó una buena cantidad de dinero como contertulio en distintos programas de televisión, pero cuando se le acabó el chollo tuvo que volver a la universidad para continuar con los estudios. Janina, de la cuarta edición, es profesora de baile en unos gimnasios de Gran Canaria, y planea salir de España para quitarse de encima la lacra de 'triunfito'.

Y es que, si a veces la fama es insuficiente, otras, pesa demasiado. Federico Monreal, participante de la tercera edición de OT, lo sabe bien. "En el musical 'Hoy no me puedo levantar' nadie confiaba en mí por ser un 'triunfito'. Pasé cuatro meses haciendo un papel secundario hasta que comprobaron que valía para un protagonista", explica en declaraciones a 'Interviú'. Federico partirá próximamente a Miami, a intentar emprender la carrera musical que en España no ha podido y con la que muy pocos de sus compañeros han conseguido el éxito.