La cuenta atrás va llegando a su fin. El PP se juega este jueves la permanencia en Murcia, uno de sus bastiones, sin ninguna garantía de triunfo. Vox, que tumbó el martes la investidura del candidato popular Fernando López Miras, está dispuesto a hacer lo mismo este jueves si no hay cambios en las posturas de PP y, sobre todo, de Ciudadanos.

Murcia es la región del secretario general del PP, Teodoro García Egea, que desde el fracaso de la investidura ha redoblado los esfuerzos para convencer al partido de Santiago Abascal tanto a nivel nacional como regional para que sus cuatro diputados se abstengan.

Por ello, García Egea se ha desplazado a la región murciana y se encuentra reunido con representantes de Ciudadanos en la Asamblea tratando de llegar a un acuerdo de última hora; pasadas las 14 horas, Vox se ha levantado de la mesa. La suma de PP y Ciudadanos no alcanza la mayoría y, aunque sí lo hace la formación naranja con el PSOE. su socio preferente para gobernar es López Miras.

A las 19.30 horas, el líder del PP regional se somete a la segunda sesión de investidura, después de que fracasase en la primera al no conseguir la mayoría: obtuvo solo 21 votos a favor —los de su grupo y 6 de Cs— y 23 en contra (VOX, PSOE y del Grupo Mixto). En esta ocasión, para ser investido como presidente necesitará mayoría simple, esto es, más 'síes' que 'noes', con lo que de obtener finalmente la abstención de Vox, el diputado del PP podría repetir como presidente de la Comunidad.

Polémica entre Vox y Ciudadanos

Es precisamente el partido de Albert Rivera quien debería dar el siguiente paso para acercarse a Vox, ya que éstos no aceptan el juego a dos bandas. De hecho, la situación se tensó este miércoles con una polémica en redes generada por Vox, cuando su cuenta oficial de Twitter respondió a un comentario de Fran Hervías, secretario de organización de Cs, en el que llamaba "acojonado" y "sinvergüenza" a Albert Rivera por no sentarse a negociar con ellos "como gente normal".

La respuesta de Ciudadanos no se hizo esperar. La formación naranja publicó en su cuenta de Twitter un vídeo del grupo de electro-pop 'Loco Mía', interpretando su exitosa canción Loco Vox. La canción del grupo español ha venido como aniño al dedo a Cs para añadir: "Qué nivel, Maribel. Enhorabuena, ya tenéis estribillo del verano".

Tras este rifirrafe, el PP de Madrid ha reclamado a ambas formaciones que dejen de insultarse y trabajen para que el socialismo "no gobierne en Madrid". "¿Qué tal si dejamos de insultar y trabajamos para que el socialismo no gobierne en Madrid? ¿No será eso lo que quieren los madrileños?", ha manifestado en un tuit que parece haber sido borrado más tarde.

Madrid, en el aire

La situación de Madrid y Murcia guardan cierto paralelismo. Rocío Monasterio insistió este jueves a Ciudadanos en que no les traten "como apestados" y le ha recordado a esta formación que si no quieren que gobierne la izquierda en la región, deben firmar "un papel común" con ellos y con el PP, que entre otras medidas incluya la bajada de impuestos, la libertad educativa y el cumplimiento de la legalidad en materia de inmigración. "En Vox tenemos derecho a que se respete a nuestros votantes, que se les trate como a los demás. Ya está bien de cordones sanitarios", ha defendido.

Monasterio ha insistido en que no respaldará una hipotética investidura de la candidata del PP a la presidencia, Isabel Díaz Ayuso, mientras no se firme un programa único a tres bandas entre PP, Vox y Ciudadanos, a quienes ha tendido la mano para negociar. "Vamos a estar aquí todo el verano a disposición de todos", ha prometido.

Por su parte, Ignacio Aguado (Ciudadanos) ha asegurado que no firmará ningún pacto de Gobierno ajeno al que pueda suscribir exclusivamente con el PP, que en todo caso sería un documento "cerrado" sobre el que no aceptaría modificaciones introducidas por otras formaciones, con lo que excluye a Vox.

La cuenta atrás para un acercamiento del partido naranja continúa, dado que la fecha para el debate de investidura es el próximo miércoles 10 de julio. Lo que no hay, por el momento, es un candidato designado puesto que ninguno cuenta a día de hoy con suficientes apoyos.

El presidente de la Asamblea ha aplicado el artículo 182.3 del Reglamento de la Cámara que activa el calendario de la investidura. Si el 10 de julio continuase la misma situación se dará la oportunidad a los candidatos de explicar sus posiciones y, posteriormente, comenzará a computar un plazo de dos meses tras los que, si ningún candidato logra imponerse, se convocarán nuevas elecciones.

El debate de investidura en Castilla y León

Por otra parte, el debate de investidura del popular Alfonso Fernández Mañueco como presidente de la Junta de Castilla y León comenzará el próximo martes, 9 de julio, según ha informado el portavoz de Cs en las Cortes autonómicas, Francisco Igea.

Tras asistir este jueves a la ronda de contactos abierta por el presidente de las Cortes, Luis Fuentes, el portavoz parlamentario de Cs, que será vicepresidente y portavoz de la Junta merced al acuerdo de su partido con el PP, ha confirmado que apoyarán la investidura de Mañueco y que el debate comenzará el próximo martes.

Igea ha confiado en que en una o dos semanas como máximo tras la investidura y la formación del gobierno, el nuevo ejecutivo eche a andar.
A partir de la próxima semana habrá un "gobierno estable y nuevo que traiga a Castilla y León el cambio que necesita".