Pleno del Ayuntamiento de València
Imagen del hemiciclo municipal de València. AJUNTAMENT DE VALÈNCIA

El presupuesto de inversiones, con el que se acometen las principales actuaciones en los barrios de València, ha doblado su importe respecto al presupuesto inicial de 2019, al pasar de 76,6 a 159,7 millones de euros. Sin embargo, una de las asignaturas pendientes del Ayuntamiento sigue siendo el bajo nivel de ejecución presupuestaria.

Mientras desde el Gobierno municipal que dirige Joan Ribó se pone el acento en el incremento de los recursos, que atribuye a la gestión y a la participación en programas conjuntos con otras administraciones, desde la oposición, la portavoz del PP, María José Catalá, ha cargado este miércoles contra la falta de concreción sobre el terreno.

En concreto, la partida aprobada para 2019 en materia de inversiones ha aumentado un 108% en virtud de las modificaciones de crédito aprobadas durante este año (la última hace pocos días), al pasar de 76,6 a 159,7 millones de euros, lo que supone 83,1 millones más.

Según apuntan desde el Consistorio, el desglose del presupuesto de inversiones contempla 83,6 millones para proyectos autorizados, es decir, aquellos con los pliegos ya publicados, una cifra que se sitúa por encima de lo presupuestado inicialmente para inversiones en los barrios. En el capítulo de la inversión comprometida (proyectos ya adjudicados), la cifra asciende hasta los 59 millones a 30 de junio, es decir, el 77% de la cifra inicialmente aprobada para el presente ejercicio. Finalmente, las obligaciones reconocidas (con la certificación ya aprobada, pagada o pendiente de pago) asciende a 25,1 millones.

El alcalde de València, Joan Ribó, de Compromís, ha valorado positivamente estas cifras, "consecuencia de una gestión responsable, eficaz y eficiente, que nos permite invertir más en los barrios", ha afirmado. "Además del gasto corriente que permite asumir la gestión diaria de la ciudad, València está en marcha y, buena prueba de ello, son las inversiones en los barrios, reflejadas tanto en los presupuestos generales, como en la adjudicación de partidas de inversión para proyectos concretos en nuestros barrios", ha expresado el máximo dirigente municipal de València.

Ribó atribuye el aumento presupuestario "al remanente de tesorería y la gestión responsable realizada, y a los proyectos compartidos con otras administraciones (EDUSI, ARRU, PIP) que pueden ser ejecutados en diferentes anualidades, sin que decaigan", ha detallado.

Sin embargo, la portavoz del PP, María José Català, alerta de lo que considera una "bajísima ejecución" del presupuesto municipal de inversiones, al poner el foco en los 25,1 millones de euros reconocidos sobre el total de casi 160 millones tras las modificaciones de crédito.

Este cálculo arroja un nivel de ejecución del 15%, lo que en su opinión denota "la carencia absoluta de gestión y la desidia" de Compromís y PSPV, que están en "una guerrilla de egos", dando "un espectáculo vergonzante", en alusión a la negociación del pacto de Gobierno para los próximos cuatro años.

En opinión de Catalá, los dos partidos de izquierdas están "tomando el pelo a los vecinos de València", ya que "hay partidas presupuestarias en las que se han ejecutado cero euros". La portavoz del grupo municipal popular puso como ejemplo las partidas destinadas a la construcción de un centro para jóvenes en el Cabanyal, otras para la construcción de edificios y rehabilitación de proyectos EDUSI, las destinadas a instalación de servicios públicos o para equipamientos culturales o proyectos de zonas verdes.

La ejecución presupuestaria ha sido uno de los caballos de batalla del anterior Govern de la Nau, que ha lastrado la concreción de algunas políticas. En repetidas ocasiones se ha apuntado a la rigidez de los procesos burocráticos y al funcionamiento interno del Consistorio, así como a la falta de personal, como sus principales causas.

Consulta aquí más noticias de Valencia.