Allende González-Lacarra
La artista Allende González-Lacarra posa con algunas de las obras que pueden contemplarse en la muestra 'Seis grados'. JORGE PARÍS

Seis artistas unen sus fuerzas para trazar una red de conexión que alcance al mayor número de personas posible. Seis estilos muy diferenciados, pero que dialogan perfectamente entre sí.

Bajo la premisa de la teoría de los seis grados de separación se construye una muestra (Seis grados) que podrá visitarse en Madrid hasta el 6 de julio, en el espacio LA.RED (calle Monte Esquinza, 8). La muestra forma parte de Enredarte, un proyecto que quiere dar visibilidad a artistas jóvenes a través de exposiciones colectivas.

Ver esta publicación en Instagram

Mi casita estudio 🌿 #allendegl

Una publicación compartida de a l l e n d e (@allende_gl) el2 Jun, 2019 a las 10:10 PDT

Una de estas creadoras es Allende González-Lacarra, una periodista con una inquietud artística que procede de su pasado arquitectónico. "Me parece un lujo compartir espacio con otros cinco artistas a los que admiro", explica la licenciada en arquitectura y periodismo.

La serie que presenta González-Lacarra va de lo más paisajista y abstracto hacia la composición de elementos. "Me he inspirado en los paisajes del norte de España, pero evolucionan hacia un tipo de obra más geométrica", declara sobre los siete lienzos de gran formato que ha creado para la ocasión.

Con sus cuadros, la joven artista quiere transmitir "mucha paz y serenidad". Aquella que encontramos en la filosofía japonesa del kaizen, que parte de la base de que a través de los pequeños logros diarios se pueden llegar a conseguir grandes éxitos. Así ha sido un poco la historia que hay detrás de las piezas que elabora: Allende se embarcó en el mundo de la pintura como un hobby, haciendo cosas para su círculo más cercano. Un día decidió subir fotografías de sus obras a Instagram y tuvieron muy buena acogida.

Ver esta publicación en Instagram

#myhappyplace 💛

Una publicación compartida de a l l e n d e (@allende_gl) el24 Ago, 2018 a las 5:20 PDT

"Colgué cuatro fotos y las redes sociales hicieron el resto", dice entre risas al echar la vista atrás. "Empezó a contactarme gente de diferentes partes de España para hacerme encargos", relata todavía con incredulidad. Y añade: "Mi intención nunca fue comercializar mi obra, ni un día me senté diciendo: ‘quiero ser artista, voy a pintar’".

Ver esta publicación en Instagram

Hacía tiempo que no compartía ninguno de mis cuadros! Este se fue con mucho cariño a #Madrid ;) Pontevedra 06.18 #allendegl

Una publicación compartida de a l l e n d e (@allende_gl) el20 Jul, 2018 a las 9:15 PDT

Sin pretenderlo, Allende lleva desde hace un par de años vendiendo cuadros por todo el mundo. ¿Cuál es la clave de su éxito? La pintora opina que hace obras que a ella le gustaría ver al despertarse por la mañana. Cuando una persona adquiere una obra de arte, según la joven, lo hace porque quiere que le transmita algo positivo. "Me hace mucha ilusión que haya pedacitos de mí por el mundo y que se vayan a quedar siempre para acompañar a alguien", concluye.