La presidenta del Congreso, Meritxell Batet.
La presidenta del Congreso, Meritxell Batet. EP

El Congreso continuará sin actividad otras tres semanas más, hasta llegar a los casi tres meses desde las elecciones del 28-A. PP, Ciudadanos y Unidas Podemos han reclamado este miércoles en la Mesa la reunión de la Diputación Permanente para la semana que viene, pero la presidenta de la Cámara, Meritxell Batet, ha mantenido que este órgano no se constituya hasta el 23 de julio por la tarde, después de la primera votación de la sesión de investidura.

"Dos meses desde las elecciones sin actividad parlamentaria ninguna es excesivo", ha señalado la vicepresidenta de la Mesa de Unidas Podemos, Gloria Elizo, al término de una reunión en la que su grupo se ha unido a PP y Ciudadanos en la petición a Batet de que la actividad empiece antes. Sin embargo, la presidenta se ha mantenido en la fecha del 23 de julio que avanzó este martes.

Los 350 diputados del Congreso llevan cobrando sus sueldos desde que el 28 de abril fueron elegidos pero, a excepción de los nueve que forman parte de la Mesa y que se reúnen casi cada semana, hasta el 22 de julio no tendrán que volver al Congreso. Ni siquiera a una actividad ordinaria. Ese día asistirán a la primera jornada de la sesión de investidura en un Congreso que seguirá parado hasta casi tres meses después de las elecciones porque hasta un día después, el 23 de julio, no está convocada la primera Diputación Permanente.

En la Mesa del Congreso que se ha celebrado este miércoles han salido a colación la sentencia del Tribunal Constitucional que en 2016 dio la razón al PSOE para que el largo Gobierno en funciones de Mariano Rajoy (que duró entre unas elecciones y otras 11 meses) se sometiera a las sesiones de control del Gobierno. También se ha desmentido la teoría de que antes de una investidura no se ha reunido nunca la Diputación Permanente porque la expresidenta de la Cámara, Ana Pastor, ha recordado que en 2016 con Rajoy fue así.

Al final, sin embargo, PP, Ciudadanos y Unidas Podemos han asumido la decisión de Batet de no convocar hasta el 23 de julio, dentro de tres semanas, porque suya es la competencia. Pero no sin advertencias sobre el tiempo perdido que no solo han venido de PP y Ciudadanos. Elizo, de Unidas Podemos, ha recordado que "desde marzo no hay ningún trabajo parlamentario". Para la vicepresidenta primera del Congreso "es un problema en términos democráticos que estemos así a estas alturas".

Número de diputados

Batet apuntó este martes a esta fecha para la primera reunión del órgano que suple al Pleno en los periodos no ordinarios de sesiones. De momento, no hay acuerdo entre los portavoces de los gurpos sobre cuántos diputados deberían formar un órgano que en la pasada legislatura estuvo compuesto por 65 miembros. Ciudadanos quiere mantener ese número, pero el PP, por ejemplo, quiere aumentarlo en tres diputados, aunque todos reconocen que no habría mayor problema en que la Mesa y su presidenta, Batet, zanjara el número exacto dando luz verde al reparto proporcional entre los grupos.

El debate en la Mesa de este miércoles lo ha lanzado la expresidenta del Congreso, la popular Ana Pastor, consciente de que determinar las fechas de las convocatorias es competencia de la presidenta. Por eso, se ha hecho en el turno de ruegos y preguntas donde, menos el PSOE, todos han considerado que la Diputación no tiene por qué esperar otras tres semanas para reunirse y que, aunque es una prerrogativa de Batet, esta podría dar un "impulso" para que fuera antes.

No ha habido debate ni votación sobre una idea, la de convocar "ya" a la Diputación Permanente, que no era una "propuesta formal". PP, Ciudadanos y Unidas Podemos han mostrado un criterio distinto al que tiene Batet, aunque la fecha para la primera reunión se mantiene el 23 de julio. En plena sesión de investidura, fuentes parlamentarias apuntan a que será una reunión breve, de constitución y que en modo alguno la Diputación empezará ningún trabajo. Ante ella podrían comparecer ya miembros del Gobierno en funciones a petición mayoritaria de los grupos o incluso el presidente del Consejo de Europa, que Unidas Podemos propone que "rinda cuentas" en el Congreso.

Comiones parlamentarias

Por otra parte, Batet también se enfrenta al criterio en contra de PP, Ciudadanos y Unidas Podemos por lo que respecta a la creación de las comisiones parlamentarias. Lo habitual es que no se constituyen hasta que no hay Gobierno porque así, entre otras cosas, pueden crearse en función de la estructura del Ejecutivo, de manera que se corresponda con sus ministerios, por ejemplo.

Sin embargo, dos meses después de las elecciones y con una investidura a, como pronto, un mes vista, los grupos también han empezado a pedir que se creen las comisiones, aunque sea de manera "provisional", con los nombres y número en función del gobierno actual hasta que haya un nuevo Ejecutivo. Su formación sigue sin fecha, y PP, Ciudadanos y Unidas Podemos reclaman también que se formen lo antes posible y esperan que si no puede ser antes de la sesión de investidura, se creen en agosto.

La puesta en funcionamiento del Congreso es también una exigencia de Ciudadanos desde hace semanas. Este miércoles, su vicepresidente en la Mesa, Ignacio Prendes, ha reclamado que "se ponga en marcha el Congreso, que se celebren sesiones de control" porque "no hay justificación para que el Congreso esté parado más de 60 días después de las elecciones".

Como viene haciendo su partido desde hace días, Prendes ha acusado a Batet de estar "al servicio" de una "parálisis de la Cámara" que es del "interés" del presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez.

Las críticas a Batet por no haber fijado ya reuniones de la Diputación Permanentes no son nuevas y en su equipo las hacen frente señalando que la "función de control" del Congreso al Gobierno ya está en marcha, porque desde que se constituyó la Cámara el 21 de mayo la Mesa han admitido a trámite 335 preguntas parlamentarias al Gobierno, se han solicitado 19 informes y se han hecho tres solicitudes de comparecencia.