Armas de EE UU en Libia
Armas supuestamente estadounidenses halladas en una base arrebatada en el sur de Trípoli (Libia) al mariscal Jalifa Hafter, hombre fuerte del país, en una imagen del 30 de junio de 2019. Mohamad abdel Kader / EFE

Al menos 40 personas han muerto y 80 han resultado heridas, en un ataque aéreo que tuvo lugar en la noche de este martes, sobre el centro de detención de migrantes y refugiados de Tajura, en Trípoli, Libia.

La autoría, según Malek Merset, portavoz del Ministerio de Salud del Gobierno de Unidad de Trípoli, recae sobre las tropas del mariscal Jalifa Haftar, que lidera desde 2014 el llamado Ejército Nacional Libio. Esta organización comenzó el asedio a Trípoli hace tres meses, el pasado 4 de abril.

El centro atacado, que forma parte de los 25 que hay en todo el país, alberga a más de 600 personas "en condiciones vulnerables", según el coordinador médico de Médicos Sin Fronteras(MSF), Prince Alfani, quién además, ha declarado que la tragedia "podría haberse evitado fácilmente". "Los que han sobrevivido están aterrorizados", afirma Alfani.

La responsable de relaciones externas de Médicos Sin Fronteras, Raquel González, ha explicado a 20minutos las condiciones de vida que tienen los migrantes y refugiados en estos centros. "Se encuentran encerrados, compartiendo celdas hacinadas, con medio metro por persona", explica González. Las necesidades higiénicas son las que más preocupan a MSF, ya que todos comparten sanitarios, y padecen enfermedades respiratorias o epidérmicas por los viajes de huida.

En el centro de Tajura en concreto, sólo dan de comer a los refugiados una vez al día. "Muchos están traumatizados por las rutas migratorias", dice González, que afirma que se encuentran "rotos" psicológicamente.

"Queda claro que Libia no es un país seguro", afirma González. Desde MSF piden "respeto para los civiles", además de recalcar la importancia de que la UE "no apoye el sistema de devoluciones forzadas", ya que la única solución factible es "la reubicación y evacuación de Libia".

Fuego cruzado en Libia

En Libia continúa la guerra civil iniciada en 2014, y enmarcada en la contribución de la OTAN a la victoria de los grupos rebeldes sobre la dictadura de Muamar al Gadafi en 2011. Esta situación ha provocado, y sigue provocando, según Alfani, numerosas huidas a otros países. "Por cada persona evacuada o reasentada desde Libia en 2019, más de dos han sido devueltas por la fuerza a Libia por la Guardia Costera, a la que la UE apoya", dice Alfani.

Los ataques a centros de refugiados "son constantes". "Hace apenas ocho semanas, en este mismo centro de Tayura, la metralla de una explosión atravesó el techo del hangar donde están las mujeres y estuvo a punto de alcanzar a un recién nacido", recuerda el portavoz médico, que explica que es necesaria la evacuación "urgente e inmediata" fuera de Libia de todos los refugiados y migrantes recluidos en los centros de detención de este país".

"La inacción y la complacencia se han saldado innecesariamente con las vidas de los refugiados y migrantes más vulnerables", afirma. La guerra ya ha causado más de 9.000 muertos, 600 desde el asedio a Trípoli en abril de este año.