José Luis, en 'First dates'.
José Luis, en 'First dates'. MEDIASET

Una de las frases más recurrentes de Fermín Trujillo [Fernando Tejero] en La que se avecina es el número de mujeres con las que ha estado, llegando a miles en la última temporada de la serie de Telecinco. Pues este martes en First dates le salió un competidor, José Luis.

El gallego se presentó en el programa de Cuatro reconociendo que "desde que tengo uso de razón he salido con más de 500 mujeres, lo puedo afirmar". Además, la mujer que iba buscando al restaurante de Carlos Sobera tenía que ser "muy cariñosa".

"Tengo unas ganas de coger a una chica y que me quiera y que me atraiga. Si no me atrae: ¿Cómo puedo estar en la habitación acostado con ella?", añadió José Luis.

Pero el presentador quiso saber, con ese historial, como le había tratado el amor. "Me ha ido muy bien, cosas serias, pocas, pero he tenido muchas chicas", admitió. "Mi señora se quedó en estado y me casé casi como una obligación, era muy joven y no había amor. Enamorado de verdad no he estado nunca", añadió el lucense.

Su cita fue Marita, una limpiadora de Pontevedra que buscaba un hombre "sentido del humor y que respete a la mujer, porque esos que solo hablan de follar el primer día no me gusta, los ataco y me llaman borde", comentó. Y es que la gallega solo quería alguien que le diera "abrazos y cariño, pero eso no surge. Solo quieren el aquí te pillo y aquí te mato".

Antes de ir a la mesa a cenar, Marita le pidió a Matías, el barman del programa, una bebida que dejó descolocado: "Para beber querría un vaso de leche desnatada sin lactosa". El argentino se quedó sorprendido con la petición, he incluso tuvo que ir a la mesa para preguntarle si podía ser semi desnatada y la temperatura de la leche.

Esa solicitud sorprendió a su cita, que reconoció que "no me agrada que yo esté tomando una cerveza o vino y ella un vaso de leche".

Durante la cena hablaron de su edad, de su físico, de anteriores relaciones... pero no surgió esa chispa que Marita buscaba en su cita, y hubo ciertos comentarios de José Luis que no le gustaron.

Por eso, en la decisión final, decidieron no volver a quedar porque la pontevedresa le reconoció que "te veo golfillo y los hombres no cambian". Él lo admitió diciéndola que "haces bien en dudar porque sí que he sido un poco golfo y tienes razón en que no cambiamos".