Policía Nacional
Imagen de archivo de una agente de la Policía Nacional. POLICÍA NACIONAL

Las estafas en el mundo del motor no son algo nuevo. La última se destapó el pasado lunes, cuando la Dirección General de Tráfico (DGT) alertó de un posible engaño a los conductores a través del correo electrónico. El timo se basa en una notificación de Tráfico donde se le impone una multa de 1.530 euros.

Sin embargo, la DGT ya ha advertido que estas notificaciones nunca se envían a través del correo electrónico, sino que se tramitan por correo postal o desde la Dirección Electrónica Vial (DEV), para la cual se precisa el DNI electrónico.

Esta denuncia falsa ha sido la última estafa en salir a la luz, pero no es la primera vez que otros cuerpos de seguridad ponen en alerta a los ciudadanos sobre prácticas ilegales. La venta de coches en Internet, que afecta a miles de usuarios, consistía en colocar trampas a los usuarios para conseguir datos bancarios, dinero o contraseñas privadas. Este fenómeno, conocido como 'phishing car', es uno de los timos más comunes a la hora de comprar turismos de segunda mano en Internet.

Meses atrás, los Mossos también alertaron del timo del retrovisor. Una estafa en la que el perpetrador, normalmente tras escoger una víctima que esté sola y sea de edad avanzada, golpea con su propio coche el de la víctima, tratando en particular de romper su propio retrovisor contra el de la otra persona, simulando un golpe accidental. A continuación, trata de convencer a la víctima de que "adelante" el dinero del seguro.

Si la persona desconfía, suelen ofrecer su teléfono móvil para llamar al seguro, pero marcan el teléfono de un cómplice que, haciéndose pasar por un operario, trata de convencer de nuevo a la víctima de que adelante el dinero.

El timo del radar, basado en notificar una infracción de velocidad por email para obtener información confidencial de la víctima, o el timo pincha-ruedas, que consiste en rasgar los neumáticos de un coche para terminar robando en su interior, son otras de las estafas más frecuentes.