Las empresas del sector inmobiliario en España podrían reducirse a la mitad si, en adelante, no mejoran las condiciones del mercado y las restricciones de acceso al crédito, según previó el gerente de la patronal Asociación Empresarial de Gestión Inmobiliaria (Aegi), Javier Martínez.

Martínez aseguró que de las 59.000 empresas del sector que existían en España en 2007, "ya han desaparecido entre el 20 y el 30%", y añadió que la situación "puede ir a peor" y no se descartan más cierres si no mejoran las condiciones.

El perfil de las inmobiliarias que han cerrado es el de una compañía "con menos de 5 años"
El perfil de las empresas inmobiliarias que han cesado su actividad es el de una compañía "joven, con menos de cinco años en el mercado y, en el 94% de los casos, una microempresa con menos de cinco empleados", señaló el responsable de la patronal.

"El momento que vivimos es complicado, principalmente por la dificultad de acceso al crédito para financiar los inmuebles", subrayó Martínez, lo cuál explica el gran número de operaciones que se ven afectadas por la crisis.

Según el gerente de Aegi, las empresas ya hace meses que han optado por desarrollar políticas más conservadoras de reducción de gastos y concentración del negocio, cerrando aquellas oficinas que no resultan rentables en el caso de las cadenas de compraventa.

Además, esta misma semana se hizó pública la suspensión de pagos de la intermediaria catalana Expofinques, que no ha podido refinanciar 10 millones de deuda. Asimismo, continúa el goteo de suspensión de pagos de constructoras.

El alquiler como oportunidad

Desde la patronal, en el último año se ha trasladado un mensaje de que los empresarios deben concentrarse en "incrementar la competitividad y la calidad del servicio".

Asimismo, se aconseja diversificar los servicios y ver el mercado del alquiler como "una oportunidad". "Entre otras medidas, la patronal ha destinado cuatro millones de euros en los últimos cuatro años para formar trabajadores del sector, lo que revertirá en la calidad", concluyó Martínez.