Alejandro Sanz compensa a su hija Manuela con un hermoso baile por no haber podido asistir a su graduación

Alejandro Sanz, a comienzos de 2019.
Alejandro Sanz, a comienzos de 2019.
JOSEFINA BLANCO - Archivo

Como en esas películas americanas en las que, al comienzo, el padre falla y no asiste al partido de béisbol o la función escolar, pero al final resarce a su hijo o hija con un cambio paradigmático en su vida: así ha sido la última semana de Alejandro Sanz.

El artista madrileño se encontraba de gira por España cuando su hija Manuela (la única que tuvo con Jaydy Michel) se graduaba de sus estudios de Bachillerato en el Instituto Thomas Jefferson de Guadalajara, en México.

La joven, que cumplirá la mayoría de edad el próximo 28 de julio, vive junto a su madre, de 45 años, y su marido desde el 2011, el exfutbolista Rafa Márquez (40), con quien tuvo al pequeño Leonardo hace apenas 3 años.

El quid de la cuestión es que el cantante, de 50 años, no pudo asistir a tan importante evento de Manuela y le carcomía un poco la culpa, que tampoco servía de nada porque ni aunque hubiese querido habría podido llegar a tiempo.

Entonces optó por lo más lógico: ir al baile de graduación (algo también bastante americano). Aprovechando su buena relación con Michel (incluso ella subió a sus redes sociales en la graduación una fotografía de su hija y como leyenda parte de la letra de Y tan solo se me ocurre amarte, de Sanz) allí que se presentó.

Y no lo hizo solo para verla, sino para hacer que se sintiera amada por su padre. ¿Cómo? Pues a través de un hermoso baile que, otra vez, parece parte de una película.

Abrazados, manos en las espaldas contrarias, mientras suena una balada como You and me de Lifestyle, final con fuegos de artificio, las lágrimas de su hija: todo era tan bucólico que el artista entendió que merecía la pena compartirlo por Instagram y que todos sus seguidores supieran lo orgulloso que está de Manuela.

"Ayer estuve en ese baile de graduación de película con el que todos soñamos. Pero mi verdadero sueño cumplido es ella, Manuela, y ni dormido puedo apartar mis ojos de mi niña. Feliz, orgulloso e imposible quererla más", escribió el emocionado padre.

Precisamente Manuela, que iba espectacular con un vestido de Alfredo Martínez, fue la protagonista también de las redes sociales de su madre, que le hizo un auténtico book como los padres obsesivos con la Prom de sus hijas en el cine.

"Mi Princesa, anoche te veías espléndida, hermosa, feliz, radiante, pletórica... Tu papá y tú nos hicieron emocionarnos con ese baile lleno del amor más puro, respeto y orgullo que sienten el uno por el otro, gracias a los dos por regalarme esas lágrimas...", comenzó su mensaje Jaydy Michel.

"Una noche donde te vi brillar como nunca y donde todos estuvimos felices de arroparte, acompañarte y disfrutar de la belleza que irradia tu mirada...", describió su madre, justo antes de agradecer al modisto el diseño que lucía su hija y bromear un poco.

Porque Alejandro Sanz no fue el único que bailó con su hija esa noche. Aunque claro, como bien hizo constar Michel, "no fue un vals". Las risas eran porque en su caso fue un reguetón, lo cual no quita que, como ella misma se encargó de incluir en el hashtag, "qué bien la pasaron".

Ver esta publicación en Instagram

Yo también bailé con #MiPrincesa no fue un vals pero bailé con ella jeje emotivo también jeje ❤️#Graduación #Manuela #QuéBienLaPasamos

Una publicación compartida de jaydymichel (@jaydymichel) el29 Jun, 2019 a las 3:30 PDT

Mostrar comentarios

Códigos Descuento