Donald Tusk
El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en Bruselas. Olivier Hoslet / EFE

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, decidió este lunes suspender hasta este martes a las 11 horas la cumbre de líderes de la Unión Europea (UE) dedicada a decidir los principales cargos de las instituciones comunitarias, tras no llegar a un acuerdo.

Los jefes de Estado y de Gobierno de la UE continuarán este martes las negociaciones, ante las dificultades para lograr un equilibrio satisfactorio para las tres principales familias políticas tras más de 24 horas de contactos bilaterales y negociaciones a Veintiocho en Bruselas.

Esta decisión repercute también en la agenda a nivel nacional de Pedro Sánchez, que precisamente este martes tenía previsto reunirse con la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, para fijar una fecha para el debate de investidura. Ante esta situación, queda suspendido el encuentro y el presidente en funciones comunicará a Batet la fecha por teléfono.

Sin acuerdo desde el domingo

La negociación formal para elegir a los líderes europeos arrancó con una cena el domingo, tras una jornada de contactos bilaterales, y tomó como punto de partida una propuesta diseñada entre Francia, Alemania, España y Países Bajos que colocaba al candidato socialdemócrata, el holandés Frans Timmermans, al frente de la Comisión Europea.

A pesar de contar con el aval de la canciller alemana, Angela Merkel, esta propuesta despertó el malestar en el resto de líderes de la familia del Partido Popular Europeo, porque suponía renunciar a la jefatura del Ejecutivo comunitario a pesar de ser la fuerza más votada en las elecciones europeas de mayo y porque relegaba a su candidato, el alemán Manfred Weber, a la presidencia de la Eurocámara.

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) empezaron este lunes con una nueva propuesta para el reparto de cargos en las instituciones comunitarias entre las distintas familias políticas, que mantenía al socialdemócrata Frans Timmermans para la presidencia de la Comisión Europea (CE) y a un popular en el Consejo.

Según fuentes diplomáticas, la última configuración de la serie de cargos que abordan los líderes tras más de doce horas de cumbre continúa dando la presidencia de la Comisión, la institución más importante, al candidato de la familia socialdemócrata, el holandés Timmermans.

La presidencia del Consejo Europeo —la institución que representa a los líderes de los Estados miembros— recaería en la excomisaria europea y directora ejecutiva del Banco Mundial, la búlgara Kristalina Georgieva, del Partido Popular Europeo (PPE). El puesto de alto representante de la Política Exterior de la Unión Europea (UE) iría a parar a manos de los liberales y para el mismo se barajan los nombres del primer ministro en funciones belga, Charles Michel, y de la comisaria de Competencia, la danesa Margrethe Vestager.

Macron y Merkel culpan al PPE

El primer ministro francés, Emmanuel Macron, calificó esta falta de acuerdo de "fracaso", pero confió en que este martes se cierren los nombramientos. Tanto el dirigente francés como la canciller alemana, Angela Merkel, atribuyen el parón a la oposición de algunos grandes países de la UE a las propuestas para el reparto de cargos, así como al rechazo del Partido Popular Europeo (PPE) al compromiso que presentó en Osaka.

El presidente francés precisó que "este fracaso es el de la división. De un lado, política en el seno del Partido Popular Europeo (...) y, por otro lado, una división geográfica también en el seno del Consejo", un punto de vista que ha compartido Merkel.