Barcelona recibirá agua directamente del Ebro y no del Segre para aliviar la sequía

  • El acuerdo está casi cerrado entre los gobiernos catalán y español.
  • El agua se llevará desde la desembocadura del Ebro en Tarragona por un canal paralelo a la autopista AP-7.
  • El Gobierno catalán renuncia a su reivindicación del trasvase del Segre.
  • El Gobierno murciano lo califica de "verdadero trasvase" desde el Ebro y pide que se extienda a "todo el Levante español"
La sequía está dejando sin agua los embalses.
La sequía está dejando sin agua los embalses.
Bàrbara Julbe
Los gobiernos de Cataluña y de España cerrarán en pocos días un acuerdo definitivo para, al parecer, conectar las redes de abastecimiento de agua de Tarragona y
Barcelona, como solución, junto con otras medidas, para suministrar agua al área de la ciudad en caso de que persista la sequía.

El presidente de la Generalitat, José Montilla, ha confirmado hoy, en declaraciones a los periodistas en L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona), que la solución al problema "está muy avanzada", aunque no ha querido precisar con exactitud en qué consiste el proyecto.

Un eventual acuerdo para aprovechar las aguas del Ebro hacia Barcelona dejaría probablemente sin efecto el proyecto de captación del agua del Segre, que defendía en solitario el gobierno catalán.

Montilla ha explicado que el trasvase del río Segre era la "alternativa" del gobierno catalán, "pero estábamos estudiando otras alternativas en colaboración con el Gobierno de España. Alternativas que también hicimos saber al jefe de la oposición".

"La concreción de una solución está muy avanzada y estoy convencido de que antes de finales de la semana que viene tendremos la formalización de un acuerdo entre los dos gobiernos sobre la base de un proyecto que será ejecutable en tiempo y permitirá garantizar el abastecimiento de agua de boca y evitar las restricciones en el otoño", ha subrayado el presidente catalán.

La solución de utilizar el agua del Ebro para abastecer el área de Barcelona en caso de que no llueva antes del otoño consistiría, según algunas fuentes, en transportar agua desde el campo de Tarragona por una tubería aprovechando el recorrido de la autopista AP-7.

La tubería cubriría un tramo de unos 60 kilómetros entre el área de Tarragona y la población de Olérdola, donde se encuentra la conexión con la red del Ter-Llobregat, que suministra agua a Barcelona.

El agua que se aprovecharía para abastecer el área metropolitana de Barcelona procedería del volumen que el Consorcio de Aguas de Tarragona compra cada año a los regantes, que éstos tienen en concesión para riego, y que les sobra.

Críticas desde Murcia

Por su parte, el portavoz del Gobierno regional de Murcia y consejero de Presidencia, Juan Antonio De Heras, ha afirmado que la transferencia de agua procedente del Ebro hasta Barcelona no es una "captación de emergencia, sino un verdadero trasvase", por lo que ha acusado al Gobierno de realizar una "pirueta verbal", según informó el Ejecutivo en un comunicado de prensa.

A su juicio, "lo que el Gobierno, con una pirueta verbal, denomina 'captación de emergencia', no es otra cosa que un trasvase del Ebro, y en este caso desde la desembocadura", razón por la que advirtió que "si finalmente va a haber trasvases del Ebro, éstos tienen que llegar a todo el Levante español".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento