La Justicia francesa pone en libertad a Josu Ternera
La Justicia francesa pone en libertad a Josu Ternera. EP

El Gobierno ha pedido este viernes formalmente a Francia la extradición del histórico miembro de ETA José Antonio Urrutikoetxea, Josu Ternera, para juzgarlo el atentado contra la cuartel de la Guardia Civil de  Zaragoza en 1987, en el que murieron 10 personas, entre ellas seis menores.

El Consejo de Ministros ha decidido este viernes pedir su entrega a Francia, donde fue detenido el mes pasado, para que la Audiencia Nacional le juzgue por un presunto delito de terrorismo con resultado de muerte, por 10 asesinatos y por otros 63 asesinatos frustrados, según ha informado la portavoz del Ejecutivo, Isabel Celáa, que no ha precisado el plazo en el que será posible su llegada a España. No hay un plazo, ha dicho, pero sí "una cooperación judicial entre los dos países" que ha augurado que fructificará ahora con la entrega de Ternera a instancias de la Audiencia Nacional.

Además de este atentado, Ternera tiene pendientes otras dos causas en España, el asesinato del directivo de Michelin Luis María Hergueta en 1980 y la financiación de ETA a través de las 'herriko tabernas', que también instruye la Audiencia Nacional.

Josu Ternera se encuentra en prisión en Francia, donde el 16 de mayo fue detenido tras 19 años en busca y captura. Ya el día de la detención, el ministro del Interior, Fernando Grande Markasla, adelantó que España pediría su entrega por los delitos que se le imputan aquí pero que antes debería actuar la justicia francesa, ante la que también tenía causas pendientes por las que fue juzgado y condenado en rebeldía.

En la actualidad, Ternera se encuentra encarcelado en Francia, a pesar de que la semana pasada fue puesto en libertad momentánamente. En una misma jornada, el Tribunal de Apelación de París ante el que recurrió las dos condenas que se dictaron contra él en Francia durante el tiempo que permaneció huido decidió dejarle en libertad hasta que se resolvieran los recursos. Horas después,  suspendió esta decisión hasta que se resuelvan las tres órdenes de extradición que ya había cursado la Audiencia Nacional por cada una de las causas que tiene pendientes en España, una de las cuales, el atentado contra el cuartel de Zaragoza, por el que ahora España lo reclama formalmente.