Dani Rovira y Clara Lago
Dani Rovira y Clara Lago posan en uno de los actos promocionales de 'Ocho apellidos catalanes'. GTRES

Una ruptura, después de tanto tiempo, es como viajar a un país desconocido: uno tiene que aprender a mirar con nuevos ojos, a dejarse sorprender, a sobrevivir de alguna forma que no se recordaba y a luchar contra las ganas de volver a casa. Más o menos, lo que ha pasado Dani Rovira con su expareja, Clara Lago, mientras rodaba su nueva película.

El actor malagueño, de 36 años, se encontraba este  jueves en el conocido restaurante Ramsés de Madrid para presentar su última cinta, Los Japón, una comedia en la que comparte protagonismo con María León y Antonio Dechent y que aspira a ser un éxito de taquilla, como lo fue en su momento Ocho apellidos vascos.

En aquel rodaje, que no fue tan exótico, conoció a Clara Lago e iniciaron un idilio que ha durado cinco años (con una secuela de la famosa cinta incluida) y al que hace penas unas semanas él y la intérprete de 29 años han puesto fin.

"Todo aquel que haya pasado por una ruptura sabe que hay momentos de todo tipo y ya está", argumentó ella en un acto recientemente, escudándose con razón en que cualquiera ha pasado por algo parecido. "Por suerte, y eso sí lo puedo decir, es que hay mucho amor, mucho cariño y mucho respeto por parte de ambos", comentó.

Además, la actriz admitió que ambos iban a "seguir trabajando en la Fundación Ochotumbao", dado que para ellos "este tipo de causas están por encima de todo eso" y es algo común para los dos y que comparten.

Así que las preguntas durante la rueda de prensa, más allá de cómo fue filmar en el país del Sol Naciente, las diferencias culturales y los estereotipos, fueron bastante más concisas, casi como un amigo o una amiga que te pregunta a bocajarro "¿cómo llevas lo de tu ex?".

Porque claro, es normal echar de menos. Y Dani Rovira lo sabe (para sus monólogos, de hecho, tenía que empaparse de la vida ordinaria). Así que muy educadamente, el humorista no ha dudado en responder la preguntita de marras:

"Pues eso, hay muchísimo cariño y ya está, todo dicho", ha reconocido, admitiendo la cordialidad entre ambos, así como que, anímicamente, está "muy bien, muy feliz y muy contento". Y, después de que agradeciera la preocupación pero sin entrar en más detalles, habrá que creerle.

Sobre todo porque han demostrado que su relación ha sido tan estrecha que no han acabado lanzándose los tiestos a la cabeza. Hace nada, el actor se mostraba muy orgulloso de su exnovia, promocionando en su Instagram la nueva película de Lago (El cuento de las comadrejas) cuando ya habían roto.

Asimismo, ambos siguen con sus particulares cruzadas en la Fundación Ochotumbao, que trabaja por causas sociales (maestros a domicilio), animalistas (la labor con los perros que ambos han mantenido o refugios para primates) y de medio ambiente, como su último apoyo a una campaña contra el uso innecesario y masivo de plásticos.

Ver esta publicación en Instagram

Hoy, en el #díamundialdelmedioambiente quiero agradecer a @corona por su lucha contra el plástico en los océanos y por invitarme a participar de esta acción. Os animo a que os informéis y a que toméis acción, ya sea concienciando a vuestro círculo cercano, participando en una de las limpiezas de playas, reivindicando en vuestro supermercado que tengan opciones de envasado sin plástico o llevando a cabo pequeños cambios de hábitos que se os puedan ocurrir. Cada uno de ellos, por insignificante que parezca, suma!! Porque si somos los responsables del problema tenemos que serlo también de la solución 🙏🏼💙 ¿os animáis a participar? 😊 #ProtectParadise #CoronaXParley #océanossinplástico #plasticfree #ReduceReutilizaRecicla #concienciación #voluntariado #limpiezadeplayas Y gracias a mis queridos @pedrocedeno1 y @_freddyalonso 😚❤️💄👠

Una publicación compartida de claralago1 (@claralago1) el5 Jun, 2019 a las 9:37 PDT