Los presos de JxCAt apuestan por facilitar la investidura de Sánchez con la abstención de sus cuatro diputados en activo

Jordi Turull, Jordi Sànchez y Josep Rull, saludando a los diputados de JxCat y En Comú Podem.
Jordi Turull, Jordi Sànchez y Josep Rull, saludando a los diputados de JxCat y En Comú Podem.
ACN
Los presos de JxCat, los diputados suspendidos en el Congreso Jordi Turull, Josep Rull y Jordi Sànchez, han enviado una carta a la dirección en la que apuestan por la abstención en el debate de investidura para reelegir a Pedro Sánchez como presidente del Gobierno, han explicado diversas fuentes.

Los tres diputados presos de JxCAT, Jordi Rull, Josep Turull y Jordi Sànchez, han echado este jueves un capote a Pedro Sánchez al reclamar a su formación que los cuatro diputados que no están suspendidos se abstengan en su investidura, en lugar de votar en contra, tal y como hasta ahora contemplaba la única posición conocida de la formación independentista.

Así lo han pedido Rull y Turull en una carta desde la cárcel a la dirección de JxCAT en la que apuesta por la abstención. Sànchez, tercer diputado suspendido, no firmó la carta, pero comparte un planteamiento que tambien está en línea con la opinión que expresó hace unos días el expresidente catalán Artur Mas. Sin embargo, choca con la posición fijada por Carles Puigdemont desde Bélgica, la de votar 'no'.

Fuentes de la formación han explicado que "el debate sobre la investidura está abierto". Como constata la petición de los diputados suspendidos, "hay posicionamientos diferentes en el seno del grupo", que originalmente estaba formado por siete diputados, de los que sólo podrán votar cuatro tras la suspensión de Sànchez, Rull y Turullpor estar en prisión provisional.

Si prospera la apuesta por la abstención que promueven Rull, Turull y Sànchez, JxCAT se sumaría al sentido del voto que ya han anunciado ERCy Bildu. Hoy la harán oficial en una reunión en Barcelona, pero los formaciones ya han adelantado que no quieren "bloquear" la investidura.

Sin embargo, la ayuda que podría llegar al presidente en funciones desde el independentismo catalán y vasco no será suficiente en el escenario en el que a día de hoy afronta la investidura. Sánchez no tiene visos de victoria porque PP, Ciudadanos y Unidos Podemos dicen que votarán en contra.

Investidura fallida

El martes que viene, Sánchez fijará junto a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, la fecha de la sesión de investidura, a la que se presentará sin más apoyos confirmados que los 123 del grupo socialista. Tras la última reunión en la que Sánchez y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, confirmaron su falta de acuerdo entre un gobierno de cooperación y otro de coalición, el partido morado da por supuesto su voto negativo y también que en julio habrá una "investidura fallida".

También PP y Ciudadanos votarán en contra, de manera que aunque el resto de formaciones del Congreso lo hicieran a favor o se abstuvieran, a Sánchez no le saldrían las cuentas para ser reelegido el mes que viene.

La abstención de JxCAT, ERC y Bildu sí podría ser importante si en septiembre hay otra sesión de investidura, como calcula Iglesias, y PP y Cs se mantienen en su posición actual de votar en contra y no dar la abstención a Sánchez. En ese caso, le bastarían los votos de Unidas Podemos, PNV, PRC y Compromís. Pero para ello los de Iglesias siguen exigiendo entrar en el Gobierno.

Amago de nuevas elecciones

Sánchez no está dispuesto y este jueves el PSOE ha aumentado la presión para que Podemos vote a favor ya advirtiendo de que, tras julio, no habrá un nuevo intento de investidura. Es decir, que si en julio fracasa, se pondrá en marcha en contador del tiempo y al cabo de dos meses se disolverán lasCortes y se convocarán nuevas elecciones.

"No se confíen y no hablen de primera investidura", ha dicho desde Barcelona la ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero, apuntando a una repetición electoral que en el PSOE aseguran que no penalizaría a Sánchez. Podemos no quiere ni oír hablar de elecciones. Los morados calculan, más bien, que en julio Sánchez intentará buscar la absetnción de PP y Cs y cuando no la consigan repetirá en septiembre, ya con los ojos puestos en Podemos y su demanda de entrar en el Gobierno.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento