Según la sentencia a la que ha tenido acceso Europa Press, la jueza absuelve al hombre de los delitos de Exhibicionismo y Provocación Sexual, así como del delito de descubrimiento y revelación de secretos, por lo que la fiscalía y acusación particular pedían cuatro años de prisión para este hombre.

No obstante, la juez lo condena a una pena de seis meses de multa, a razón de tres euros diarios, con imposición de la mitad de las costas procesales generadas. Además , el hombre deberá indemnizar a una de las menores con la cantidad de 500 euros y a otra de las menores con la cantidad de 1.000 euros por los daños morales.

El Ministerio Fiscal había defendido en el juicio que, a finales de enero de 2018, el acusado, que en ese momento tenía 18 años, contactó vía WhatsApp con dos menores de edad (una nacida en 2004 y otra en 2002) y realizó con ellas una videollamada cuando ambas se encontraba pasando la noche con otras dos niñas en el domicilio de ésta última, en Gozón.

En el curso de esa videollamada el acusado les enseñó su pene, a sabiendas de que eran menores de edad. Ese mismo día, las dos menores enviaron vía WhatsApp al acusado siete fotos. En dos de ellas se las veía con el torso desnudo y en el resto en ropa interior. El acusado, a cambio de las imágenes, les había ofrecido unas entradas para ver al Sporting.

Una vez recibidas las fotos, el acusado las envió, sin consentimiento de las menores, a terceras personas, lo que provocó que fueran enseñadas por todo su instituto.

Según la sentencia, queda probado que a lo largo de la conversación pro whatsApp las dos menores envían de "forma voluntaria" un total de siete fotos suyas, donde se les puede ver en ropa interior y en alguna de ellas con los pechos al aire. Seis de dichas fotos pertenecen a una chica, y una a la otra menor.

También esta probado, que durante la noche el acusado efectuó una videollamada respondida por una de las menores donde el hombre "muestra su pene" ante la cámara, sin efectuar "ningún comentario grosero ni solicitar nada a las menores en ese momento". Además la sentencia confirma que el acusado no ve a ninguna de las menores en la vídeo llamada "por haber tapado ellas la cámara".

La jueza también argumenta en la sentencia, que el 6 de marzo del 2018, el acusado envió a otra chica menor de edad, amiga suya los siete archivos fotográficos de las menores. Esas fotografías fueron vistas por compañeros de las menores en su instituto de Luanco, donde acudía la amiga del acusado, pero la jueza ha aclarado, en la sentencia que "no consta en modo alguno acreditado que el acusado difundiera las fotografías por el instituto gozoniego, ni que las enviase a más personas que a su amiga".

Consulta aquí más noticias de Asturias.