Rafa, en 'First dates'.
Rafac, en 'First dates'. MEDIASET

Las malas experiencias con sus anteriores relaciones fue solo uno de los puntos en los que coincidieron María y Rafa, pero hizo que triunfara el amor en su cita de First dates de este miércoles.

"He venido al programa porque estoy soltero. En mis anteriores relaciones solo me he encontrado locas del coño, personas que te alejan de los demás, posesivas, que quieren administrar todo... es como si fueras un perrito para ellas y tenerlo todo controlado", afirmó el gaditano en su presentación.

Lidia Torrent le preguntó a qué se dedicaba, y la camarera se quedó sorprendida en todo lo que trabajaba Rafa: "Soy comercial, los fines de semana trabajo de camarero poniendo copas y cachimbas, también soy modelo y tengo una tienda erótica online", enumeró el gaditano. Y añadió: "La tienda va bien porque vicio siempre hay y gusta".

Su cita, María, también había tenido malas experiencias en el amor: "En mis relaciones siempre he dado con cabrones. Todos se han vendido muy bien y en cuanto han conseguido lo que quieren todos, se han ido", afirmó.

Eso sí, reconoció que "voy de durilla por la vida, de que no deseo tener relaciones y a los tíos los quiero de usar y tirar, pero en el fondo no soy así".

Durante la cena hablaron de sus hijas, ya que la cordobesa tenía una de 3 años, y Rafa, una de 8. También hablaron de la tienda erótica del gaditano, y ella le contó su visita a un sex shop en una ocasión con una amiga y la madre de ésta, y aunque no compraron nada, "me puse un tanga de chucherías, probé un lubricante y me 'enamoré' de un consolador azul chiquitito que se llamaba pitufo", recordó.

Tan bien fue la cita, que la decisión final fue fácil para ambos, ya que los dos quisieron tener una segunda cita porque "Rafa me ha parecido muy salado y buena gente", afirmó María. Mientras que él dijo que "es muy guapa, me ha gustado mucho y me gustaría seguir conociéndola".