Montañeros en Mont Blanc
Un grupo de alpinistas escalan el Mont Blanc en Chamonix (Francia). GTRES

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Grenoble (Francia) ha concluido que el cambio climático también afecta a las rutas de alta montaña.

Los resultados muestras que 93 de las 95 rutas analizadas se han visto afectadas durante los últimos 40 años por el calentamiento global. De ellas, 26 lo han sufrido de forma severa. Tres de ellas, incluso, han desaparecido.

Como resultado de estos cambios, los itinerarios de alta montaña se han convertido "en más difíciles técnicamente y más peligrosos", reza el estudio.

Cuatro de los investigadores son también experimentados alpinistas que han visto cómo ha ido cambiando, década tras década, la morfología de las cumbres que tanto han escalado.

El estudio tipifica 25 efectos del cambio climático en las rutas: desde el derrumbe de enormes paredes de roca —cada vez más frecuente en los Alpes franceses— hasta la desaparición del permafrost, una roca que permenece a temperaturas inferiores a los 0ºC y que se está derritiendo a más de 3.000 metros de altura por el aumento de las temperaturas.

"Al derretirse ese hielo, las paredes se vienen abajo. Desde 2007 se han registrado 800 desprendimientos de más de 100 metros cúbicos de roca en el macizo del Mont Blanc", destaca el guía de montaña y coautor del estudio, que ha sido publicado en Arctic, Antarctic and Alpine Research.

En sus conclusiones, este estudio asegura que de media, cualquier itinerario por el Mont Blanc ha sido afectado por nueve de los 25 cambios identificados.

Los investigadores advierten que estos cambios pueden afectar a la popularidad de los itinerarios alpinos y señalan que los factores socio-económicos también deberían ser considerados.