Primera ola de calor
Predicción de temperaturas para este martes 25 de junio. AEMET / TWITTER

La primera ola de calor del verano llega esta semana a Europa y dejará valores récord superiores a los alcanzados en 2003. Los expertos hablan de temperaturas superiores a los 40 grados en zonas de interior y algo más de fresco en la costa, debido a que el régimen de brisas marinas mitigará el ascenso de los termómetros.

Esta situación, que llega algo antes de lo habitual, sorprende a algunos países europeos que no acostumbran a lidiar con este tipo de condiciones meteorológicas. Francia, Alemania y España serán los países que más noten esta ola de calor que traerá una masa de aire cálida procedente de África.

La causa de esta ola de calor viene propiciada por un fenómeno meteorológico extremo denominado como "Bloqueo rex". Este patrón atmosférico "se trata de un bloqueo sobre el paso de las masas de aire. Nos encontramos con una depresión (borrasca) y encima un anticiclón que no permite el movimiento de la masa de bajas presiones, y por tanto impide el flujo del aire normal procedente del oeste", explica a 20minutos.es Jeroni Lorente, profesor emérito de Física Aplicada de la Universidad de Barcelona.

El anticiclón se encuentra situado al oeste de las islas británicas y justo debajo, al oeste de la península, la depresión. Ambas masas de aire forman un perímetro que dirige el aire frío del norte hasta el oeste. "La posición al norte de la zona de altas presiones no permite el movimiento de la borrasca y desplaza el flujo de aire africano hacia el norte", explica Lorente.

Consecuencias de la ola de calor

La ola de calor que sufrirá Europa a lo largo de toda esta semana traerá cielos despejados, sol y mucho calor. "Se trata de una masa tropical continental procedente del norte de África que llega con poca humedad, partículas en suspensión y altas temperatura. Este fenómeno se une a las condiciones propias del solsticio de verano con días muy largos y el sol con las máximas alturas sobre el horizonte", explica el profesor de la UB.

"Se trata de un fenómeno extremo sobre todo por la época del año en la que estamos donde las temperaturas se acentúan. Siempre tenemos olas de calor procedentes de África, sólo que esta viene un poco antes de lo esperado", añade Lorente. La situación se espera que no mejore hasta comienzos de la semana que viene, cuando se prevé que cese el bloqueo meteorológico y que el flujo de masas de aire se regule.

Alerta por altas temperaturas

Un total de 10 provincias españolas han establecido avisos por las altas temperaturas. Cataluña espera los valores más elevados, se prevén "temperaturas de 43 o 44 grados en la zona del Ebro", explica el especialista en fenómenos meteorológicos extremos. "Lo peor serán las noches donde se alcanzarán temperaturas más altas de lo habitual", añade Lorente.

Según ha informado la Generalitat, este martes se ha activado un aviso preventivo por contaminación atmosférica en Cataluña por la presencia de polvo de origen sahariano en suspensión desde el pasado lunes debido a una ola de calor procedente del norte de África. Se recomienda a los ciudadanos que se trasladen a pie o en bicicleta a ser posible por calles de poco tráfico o que usen el transporte público.

La ola de calor de 2003 duró cuatro días y alcanzó una temperatura media de máximas de 36,1 grados centígrados en la península. Asimismo, se prevé que en esta ocasión las temperaturas máximas llegarán a los 41 o 42º C en algunas zonas. En 2003, el ascenso de los termómetros causó casi 13.000 muertes en España, lo que tiene en alerta a las autoridades de toda Europa.

Durante la duración de esta fenómeno, las autoridades recomiendan: mantenerse bien hidratado durante todo el día, no salir a la calle o hacer ejercicio en las horas de mayor riesgo de la jornada, procurar estar en lugares frescos y bien ventilados y evitar la exposición directa a los rayos solares.