Fachada de la iglesia del convento de San Rafael en el Pueblo Viejo de Belchite.
Fachada de la iglesia del convento de San Rafael en el Pueblo Viejo de Belchite. HISPANIA NOSTRA

La iglesia del convento de San Rafael situada en el Pueblo Viejo de Belchite (Zaragoza) ha entrado en la Lista Roja del Patrimonio debido a que el edificio, uno de los símbolos de la Guerra Civil española, presenta un estado de "ruina inminente".

Por ello, ha pasado a engrosar la Lista Roja del Patrimonio que elabora la asociación Hispania Nostra, que vela por el patrimonio cultural y natural en todo el país. El edificio se encuentra dentro del conjunto del Pueblo Viejo de Belchite, considerado como Bien de Interés Cultural.

La iglesia se encuentra en estado de "ruina inminente". Comenzando de abajo a arriba, el pavimento ha quedado "completamente cubierto por vegetación que crece libremente en el interior de la construcción".

En una nota de prensa, Hispania Nostra ha advertido de que la fachada se mantiene "pandeando sobre sí misma y con medidas de contención de carácter provisional desde hace más de una década". "Al haber quedado completamente desprendida del conjunto ofrece un riesgo potencial de derrumbe, suponiendo un peligro, así como para el edificio colindante, la que fue la iglesia parroquial de la villa, San Martín de Tours".

Dos de los arcos conservados presentan también "desplazamientos acusados en las dovelas", siendo los únicos restos que se conservan de la estructura de cubierta. Los muros perimetrales han perdido en su gran mayoría el tramo superior y parte del segundo y en aquellas zonas que se conservan, "lo hacen con grietas alarmantes". Algunos de los muros, además, tienen grandes orificios en la zona baja, por los que se producen accesos incontrolados al recinto, que han debilitado los paramentos y producido grietas en algunos de los casos.

La decoración que conserva en el interior "ha quedado completamente expuesta a la intemperie, por lo que algunas molduras, cornisas y capiteles ya se han desprendido y otras amenazan con hacerlo".

HISTORIA DEL EDIFICIO

El convento pertenecía a la orden religiosa de las Dominicas de San Rafael, teniendo su origen en un beaterio fundado en 1711 en Belchite. Fue inaugurado el 2 de enero de 1781, abriéndose las escuelas públicas para enseñanza de niños pobres el 24 de septiembre del mismo año.

El edificio de la iglesia formaba parte del convento que estaba integrado por las dependencias conventuales, el colegio, la citada iglesia y un cementerio. Durante la guerra, el edificio quedó afectado, construyéndose después de la misma un nuevo convento en el pueblo nuevo.

En 1939 se fundó la congregación de las Dominicas de Nuestra Señora de las Victorias, siendo Belchite su sede general. En la actualidad, de todas las dependencias monásticas se conserva únicamente la iglesia comenzada en 1745 y terminada en 1777.

AYUDA PARA EL PUEBLO VIEJO

En declaraciones a Europa Press, el alcalde de Belchite, Carmelo Pérez, ha advertido de que todo el Pueblo Viejo necesitaría de labores de mantenimiento, si bien la zona de la iglesia del convento de San Rafael "es la que peor está", por la inclinación de la fachada.

"Confiamos en llegar a tiempo para consolidarla", si bien se han solicitado en varias ocasiones ayudas de urgencia a la Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ) y "han hecho oídos sordos", así como "no sabemos si llegarán o no las ayudas del 1,5 por ciento Cultural del Gobierno de España".

En el caso de los fondos de la institución provincial, "nos los han denegado y se solicitaron también ayudas para la restauración de bienes eclesiásticos y tres cuartos de lo mismo. Cambiaron las bases el año pasado y hacía falta que fuera de titularidad pública, cuando ya habíamos conseguido la cesión de la titularidad, por lo que nos dijeron que no entraba" en ese plan.

Serían necesarios unos 260.000 euros de inversión para restaurar la fachada, una cantidad "inviable" para el ayuntamiento, que "podría apuntalar" el edificio si supiera que después se realizan los trabajos de recuperación, pero "si no es imposible asumir ese coste".

En todo caso, el alcalde ha querido dejar claro que el estado de este edificio no supone un peligro para las visitas guiadas, porque "por esa zona no pasan" y si conllevara riesgo "se acotaría la zona o se suspenderían las visitas, pero no afecta para nada".

"Reclamamos desde hace tiempo inversiones para el Pueblo Viejo y trabajamos para que las administraciones, los gobiernos de Aragón y de España y la Diputación de Zaragoza, tomen conciencia de que Belchite es un símbolo de memoria y de paz y que se debe de mantener como corresponde", ha finalizado diciendo.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.