George Clooney y Amal Alamuddin
George Clooney y Amal Alamuddin en la 'premiere' de la serie 'Catch22' en Londres. Grant Pollard / GTRES

La mayoría de los mortales aprovechamos nuestras vacaciones para viajar a algún lugar con playa o, si no podemos permitirnos el gasto, visitar a alguna amistad que, al menos, tenga piscina. Pero la mayoría de los mortales no son Barack y Michelle Obama ni alguna amistad son George y Amal Clooney. Ni una piscina el Lago de Como.

Porque el expresidente norteamericano y su esposa, que ya ha dejado claro que su camino no es la política, se acercaron con sus hijas a ver al actor hollywoodiense y a la abogada de Derechos Humanos (con sus mellizos, Alexander y Ella) en su casona italiana.

Los Clooney, que ya recibieron el año pasado la visita de otros ilustres amigos, el príncipe Harry y Meghan Markle, acogieron a los Obama, que están en el país transalpino disfrutando de sus vacaciones estivales europeas.

Hasta el pasado lunes, cuando se levantó el enorme dispositivo de seguridad que acordonó la Villa Oleandra bajo una zona de exclusión (con multa de 500 € si la traspasabas), estuvieron los Obama disfrutando de la hospitalidad del intérprete y la activista.

La casa, que George Clooney compró tras rodar en ella varias escenas de la saga de Ocean's Eleven, está valorada en 11 millones de euros y tiene vistas a uno de los lagos más bellos de Italia, situado en la región de Lombardía, en el norte del país, con vistas a la cordillera de los Alpes.

Las informaciones, que van llegando mediante pequeñas confirmaciones, sin embargo, se enfrentan en un punto: mientras que E! News asegura que los Clooney agasajaron el sábado a los Obama con una cena en casa preparada por varios chefs italianos y que al día siguiente todos disfrutaron de una cena con pizzas personalizadas con sus nombres en uno de los restaurantes preferidos del actor en la zona (el Villa D'Este), otro medio, Hollywood Life, afirma que el domingo estaban celebrando un evento con fines filantrópicos de The Clooney Foundation for Justice.

The Clooney Foundation for Justice es un organismo benéfico que la pareja ha sacado adelante como proyecto propio y que trabaja por la enseñanza, la defensa  y el cumplimiento de los Derechos Humanos en todo el mundo.

Sea como fuere, los fotógrafos (con cámaras de largo alcance) lograron varias instantáneas de los Obama y los Clooney viajando en yate a la cena privada o evento la tardenoche del domingo.

Mientras que los hombres vistieron traje de manera informal (sin corbata), Amal y las hijas de los Obama, Malia y Sasha, se decantaron por cómodos vestidos veraniegos. Fue Michelle la única que prefirió una sencilla blusa blanca y pantalón negro.

Un tour europeo

La visita a la casa del Lago de Como es solo una parada más (y unas amistades más) de las que los Obama están disfrutando, pues justo antes venían de la ciudad de Milán.

En estas vacaciones  ya han pasado por la Riviera francesa, en el sur del país galo, donde fueron agasajados por el cantante de U2, Bono o por el Principado de Mónaco, que incluyó una cena con el príncipe Alberto.

Como es desconocido cuál será el próximo destino de los Obama, se podría incluso sopesar la posibilidad de que se acercaran a España (ya lo hicieron en 2017, a Palma de Mallorca), a pesar de su reciente visita, dado que en aquella ocasión no fue para el disfrute vacacional, que también están disfrutando sus hijas, toda vez que Malia ha terminado su segundo año de carrera en la Universidad de Harvard y Sasha se acaba de graduar en el Sidwell Friends School.