Esta cifra supone casi duplicar los datos de 2017, cuando entraron en el territorio gallego 6.882 personas más de las que salieron. Además, de los que llegaron en 2018 había 2.885 con nacionalidad española, lo que supone un aumento del 47% frente al año anterior -fueron 1.954 en 2017-.

Así, los malos datos vegetativos en Galicia en 2018 -15.854 muertes más que nacimientos- fueron paliados parcialmente con un saldo migratorio positivo, que también se produjo en todas las comunidades. Además, hay una cifra positiva en 252 habitantes en la Comunidad desde otras partes de España.

Con todo, Galicia perdió un total de 2.819 habitantes a lo largo de 2018 hasta quedarse a punto de bajar de los 2,7 millones de habitantes.

(HABRÁ AMPLIACIÓN)

Consulta aquí más noticias de A Coruña.