Donald Trump en China, imagen de archivo
El presidente chino Xi Jinping y el presidente de EE UU Donald Trump en la visita de este último a China el año pasado. EFE

Guerra comercial entre Estados Unidos y China, tensión entre Rusia y Occidente, auge de la extrema derecha en Europa y en Brasil, Brexit en Gran Bretaña... demasiados conflictos, y serios, como para que la economía mundial fluya en las mejores condiciones.

Analistas económicos y gestoras de fondos ven con preocupación estas pugnas entre las principales potencias mundiales, ya que pueden poner en peligro el crecimiento económico y, por extensión, la creación de puestos de trabajo.

Ejemplares en PDF de MiBolsillo

Así, según el Mapa de Riesgo Político 2019 publicado por Marsh, líder en correduría de seguros, y al que ha tenido acceso MiBolsillo, "las crecientes tensiones geopolíticas, el aumento del sentimiento proteccionista y las disputas comerciales que existen, están provocando una mayor incertidumbre y riesgo para las multinacionales con inversiones directas en el extranjero".

El Mapa de Riesgo Político se basa en datos de Fitch Solutions, fuente clave de análisis de riesgos políticos, macroeconómicos, financieros y sectoriales. Según el análisis de Marsh, "es probable que en este año 2019 persista la transición hacia un orden mundial de proteccionismo más multipolar, y en algunos países aumenten los sentimientos y las prácticas proteccionistas y de aislamiento, lo que ralentizaría momentáneamente el proceso de globalización".

Pulso entre USA y China

Una de las disputa que analiza el informe geopolítico de Marsh es la guerra comercial desatada entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su homólogo de la República Popular China, Xi Jinping.

Según el Mapa de Riesgo Político 2019, "los aranceles comerciales y las disputas geopolíticas entre Estados Unidos y China se pueden intensificar, y como consecuencia podría aumentar el riesgo de que se produzcan nuevas represalias chinas y, en contraataque, represalias norteamericanas".

Incertidumbre en Alemania

Asimismo, según Marsh, "esto podría afectar a los países más exportadores como Alemania", una de las locomotoras de la Unión Europea. En Alemania, además, hay incertidumbre política porque en 2021 se celebrarán elecciones federales y supondrán el fin del Gobierno de Angela Merkel, quien lleva al frente de la Cancillería desde 2005. En 2017 Merkel fue considerada por la revista Forbes como la mujer más poderosa del mundo por undécima ocasión. Su salida de la presidencia de la Cancillería alemana puede derivar en una situación de inestabilidad que no gusta a las multinacionales y las grandes empresas, las que tienen más capacidad de realizar grandes inversiones. Macron, May y Merkel

Reino Unido y el Brexit

Otra patata caliente a nivel geopolítico es el Brexit, la salida del Reino Unido de la Unión Europea. En 2016 se produjo un referéndum sobre la pertenencia de Gran Bretaña en la UE y por un 52% frente a un 48% los británicos apostaron por la salida. Ese resultado supuso la dimisión del entonces primer ministro, el conservador David Cameron, y ha desembocado también en la reciente dimisión de su sucesora, la también conservadora Theresa May. Ahora está por ver si se producirá, y cuándo, un Brexit duro o blando.

La salida del Reino Unido de la Unión Europea puede derivar en otros conflictos, como el auge del independentismo en Escocia (donde se votó mayoritariamente a favor de seguir en Europa) o rebrotar el conflicto en Irlanda del Norte. También puede afectar a la situación de Gibraltar, territorio al que la Unión Europea ha pasado a calificar como colonia, como reclamaba históricamente España.

Conflicto en Cataluña

En España continúa sin terminar de resolverse otro conflicto, el de la situación política de Cataluña, que crea algunas turbulencias en materia económica (salida de empresas de Cataluña en favor principalmente de Madrid y la Comunidad Valenciana), aunque a nivel europeo se considera un asunto menor y de índole interno.

Auge de la extrema derecha

Preocupa mucho más a los analistas económicos el auge de la extrema derecha en Europa (y en otros países como Brasil), ya que algunos defienden el fin de la existencia misma de la Unión Europea. En los recientes comicios europeos, el ultraderechista Matteo Salvini (actual vicepresidente de Italia) se impuso con claridad en el país transalpino, mientras que Marine Le Pen venció en Francia al primer ministro, el liberal Emmanuel Macron. Salvini y Le Pen

En otros países como Gran Bretaña, Alemania, Polonia o Bélgica los partidos de derecha extrema también obtuvieron grandes resultados.

Tensión entre Rusia y Occidente

El Mapa de Riesgo Político de Marsh augura, por otra parte, que las relaciones entre Rusia y Occidente (fundamentalmente la UE y Estados Unidos) "se mantendrán tensas en 2019 y no se descartan nuevas sanciones" para el país que preside Vladimir Putin.

Según Diego Fernández, responsable de Riesgo Político de Marsh España, "las empresas con inversiones y contratos en el extranjero se enfrentan todos los años a desafíos sin precedentes, tanto en las economías emergentes como en las denominadas economías desarrolladas. La vigilancia, el análisis amplio y sistémico del riesgo, junto con el seguro de riesgo político y de crédito, serán vitales para minimizar estas amenazas".

Crecimiento mundial débil

Por su parte, la gestora de fondos Pimco prevé que en los próximos tres a cinco años se mantendrá un crecimiento económico mundial débil y no descarta que en este periodo pueda producirse una recesión a nivel global. Aunque espera que dicha recesión sea "superficial", advierte de que la recuperación podría ser "lenta", según el director general de Pimco, Joachim Fels.

Sobre España, el dirigente de Pimco ha resaltado el comportamiento de la economía nacional, que, según prevé, seguirá creciendo más que en otros países europeos, aunque podría verse afectada si se mantienen las tensiones comerciales globales. A nivel mundial, la gestora ha identificado cinco riesgos que pueden afectar al crecimiento económico mundial, como son China, el aumento del populismo, la demografía y el envejecimiento de la población, la tecnología, la vulnerabilidad del mercado financiero y el cambio climático.